Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Los populismos son muy peligrosos porque entienden la democracia a medias y regular"

Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del GobiernoEFE

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha advertido de que los populismos son "muy peligrosos" porque, según ha recalcado, entienden la democracia "a medidas y regular". Según ha dicho, este tipo de partidos "cabalgan sobre la indignación que genera la crisis" y se "aprovechan mucho" del "sentimiento" de la gente que "ha perdido muchas cosas", como su empleo.

Sáenz de Santamaría ha explicado que en Europa se ha "generalizado" la aparición de "determinados partidos a la extrema izquierda o a la extrema derecha" en este momento de crisis económica y ha achacado su ascenso a que no tienen que tomar decisiones. "Es muy fácil criticar, otra cosa es dar trigo", ha enfatizado.
Después de que algunas encuestas sitúen a Podemos como ganador de las elecciones, la portavoz del Ejecutivo ha dicho que las encuestas hay que ponerlas "en cuarentena" porque marcan "una tendencia" y "no siempre aciertan". Como ejemplo ha citado la del CIS, asegurando que si se extrae el trabajo de campo de este sondeo y se generaliza, "el número de parados en España sería de ocho millones".
Por eso, Sáenz de Santamaría ha insistido en que las encuestas "siempre" hay que tomarlas "con prudencia". "Como tendencia, marcan y habrá que ver la evolución de todo. Pero son un instrumento de trabajo y no son las elecciones", ha afirmado en una entrevista en la Cadena Cope.
LA GENTE , "CONSCIENTE" DE LO QUE HAN HECHO
La vicepresidenta ha señalado que han sido tres años de legislatura "muy intensos", en los que han pedido "muchos esfuerzos" a los españoles, pero ha recordado que había "mucha gente" que defendía Mariano Rajoy pidiera el rescate, algo que, según ha dicho, hubiera llevado a recortar las pensiones y despedir empleados públicos como ha pasado en otros países.
En este sentido, ha manifestado que a medida que va pasando el tiempo la gente es "consciente de los problemas que se vivieron" y ha indicado que ahora hay que "explicarlo todos los días" y hacer un "esfuerzo adicional" para que la gente empiece a notar esas reformas "en su bolsillo". "Comunicar es más fácil cuando se tienen cosas que contar y gracias a eso estamos donde estamos, encarando las cosa de otra manera", ha destacado.
Además, ha reconocido que "indudablemente siempre se hacen cosas mal" porque "gobernar es decidir" y ha apostado por "mejorar muchas cosas y seguir trabajando" porque aún quedan reformas por hacer. Eso sí, ha subrayado que en los últimos seis meses se han creado más de 500.000 empleos y ha subrayado que con las cifras que manejan se podrá cumplir la afirmación de Rajoy de acabar la legislatura con menos paro.
LA CORRUPCIÓN, UN ASUNTO QUE "PREOCUPA"
En cuanto a qué ha pesado más en contra del PP, si la crisis o la corrupción, la portavoz del Ejecutivo ha asegurado que la crisis pesa "en todos los partidos de gobierno" pero ha reconocido que la salida de la misma también supone para esos gobiernos que lo logran "un aval a sus programas y sus políticas". "Y la corrupción claro que ha pesado sobre el PP y el conjunto del sistema y tenemos que tomárnosla muy en serio", ha apostillado.
De hecho, ha recalcado que la lucha contra la corrupción es el asunto que "más preocupa" y que "más ha ocupado", y ha repasado las medidas que ha puesto en marcha su Ejecutivo en este terreno, con más control de los partidos y más transparencia, algo que "se ha hecho por primera vez en esta legislatura". También ha destacado la necesidad de poner en valor la "ejemplaridad" para que no paguen "justos por pecadores".
"Queremos llegar hasta el final y espero que otros partidos se sumen a las medidas que hemos planteado. Nosotros nos lo tomamos en serio, no solo por nuestra responsabilidad con el PP sino también por nuestra responsabilidad con la política, porque fuera de la democracia no hay nada. Y los populismos son muy peligrosos porque la democracia la entienden a medias y regular", ha enfatizado, para añadir que la democracia son "derechos, libertades y un cierto respeto a las instituciones que son importantes".
"SIEMPRE SE PUEDE ACTUAR MEJOR" CONTRA LA CORRUPCIÓN
Al ser preguntada si el PP ha actuado bien contra la corrupción, Sáenz de Santamaría ha reconocido que "indudablemente siempre se puede actuar mejor" pero ha recalcado que ha tomado medidas cuando ha habido responsables vinculados al partido incursos en un proceso penal. "Somos los primeros que esos comportamientos nos abochornan, como a la opinión pública", ha enfatizado.
Tras asegurar que hay que ser "muy rigurosos", la vicepresidenta ha señalado que "no siempre se acierta y se logra detectar a esas personas". Eso sí ha insistido en que están haciendo "tres cosas": dejar a la Justicia "actuar hasta el final", con "autonomía" de la Fiscalía; tratar que "haya cada vez menos posibilidad" de que los corruptos "se aprovechen", con medidas como publicar quién "se lleva los contratos". "Nos hemos tomado este asunto en serio y hay que tomárselo ya en serio para siempre", ha aseverado.
¿COALICIÓN ENTRE PP Y PSOE?
En cuanto a si se puede hablar a medio plazo de una gran coalición entre PP y PSOE o lo rechaza de plano, Sáenz de Santamaría ha manifestado que "los partidos institucionales, de Estado y serios" tienen que ser capaces de llegar a consensos sobre temas de Estado, como la lucha contra el terrorismo. "La política territorial debiera serlo y la lucha contra la corrupción, yo espero que lo sea", ha agregado.
Preguntada después si el PSOE que hoy lidera Pedro Sánchez está en una posición de política de Estado con mayúsculas, la vicepresidenta ha dicho que a ella le gustaría "que lo estuviera". "En algunos temas lo está más y en otros lo está menos. Creo que sería bueno que repensara estarlo", ha declarado.
Ante el debate abierto las últimas semanas sobre una posible reforma de la Carta Magna como pide el PSOE, Sáenz de Santamaría ha admitido que las Constituciones "se pueden cambiar" y que son "perfeccionables" y, de hecho, ha recordado que se hizo en 2011 para introducir el principio de estabilidad presupuestaria.
Eso sí, ha recalcado que los procedimientos "son importantes" y para plantear un cambio tiene que darse "ese caldo de cultivo del consenso", sabiendo "qué se quiere cambiar" y qué "apoyos" se tienen para ello. "Cuando oigo a algunos decir que hay que cambiar absolutamente la CE y hacer una Constitución a su medida, me preocupa, porque no tiene que ser a su medida ni a la mía, sino ser un traje que le sirva a usted y me sirva a mi. Y esa es la virtualidad de la Constitución de 1978", ha manifestado.
Además, Sáenz de Santamaría ha indicado que la Carta Magna tiene que servir "para ser más eficaces" y no para "dar solución puntual a determinados problemas frente a quienes no están dispuestos tampoco a conformarse", en referencia al problema catalán. A su entender, la Constitución no puede ser un "traje a medida" para uno sino que "tiene que servir a todos".