Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un jurado popular enjuicia al acusado de asesinar a su mujer en el parking del aeropuerto

Un jurado popular enjuiciará a partir de este miércoles al hombre de 35 años de edad acusado de asesinar a su esposa tras estrangularla con un trozo de cuerda en el parking del aeropuerto en el mes de junio del pasado año 2016 después de discutir por la pérdida de un vuelo.
En su escrito de acusación, consultado por Europa Press, la Fiscalía pide para el acusado 18 años de prisión y la privación del ejercicio de la patria potestad de sus dos hijos menores de edad por siete años a cuenta de un delito de asesinato con la atenuante de confesión.
De igual modo, el Ministerio Público reclama que se le imponga la prohibición de aproximarse a menos de 300 metros de sus dos hijos, de su domicilio o centro escolar durante siete años, así como que indemnice con 180.000 euros a sus hijos en concepto de daños morales.
La Fiscalía relata que el imputado estaba casado con la víctima desde hacía 15 años y tenían en común dos hijos de 14 y 13 años, precisando que el matrimonio se encontraba separado temporalmente, teniendo la víctima su domicilio en Italia por motivos laborales.
De su lado, el acusado se encontraba transitoriamente en España desde diciembre de 2015 trabajando con el circo 'Roma', que se encontraba establecido en el momento de los hechos en Corrales (Huelva), habiendo dejado a sus hijos en Montilla del Palancar (Cuenca) bajo el cuidado de su hermana.
Así, su hermana asumió la custodia de los dos menores de forma provisional, ya que el acusado "no se podía hacer cargo de ellos", una situación que "persiste a la fecha, encontrándose en trámites de asumir su custodia legal".
EL CRIMEN SE COMETIÓ EN EL INTERIOR DE UN COCHE ABANDONADO
El 26 de mayo de 2016, la víctima llegó a España para visitar a su familia, de forma que pasó junto con el acusado varios días en Huelva, tras los que, "sin poder ver a sus hijos", se volvió a Sevilla en compañía del imputado para coger el vuelo a Italia que despegaba del aeropuerto a las 10 horas del 31 de mayo de 2016.
No obstante, la mujer perdió el avión y "estuvieron gestionando la compra del nuevo billete durante todo el día", dice la Fiscalía, que añade que, a las 21.53 horas de ese día, el acusado y su esposa llegaron a uno de los aparcamientos cubiertos del aeropuerto para pasar la noche en un coche abandonado que estaba abierto.
Así, la víctima se sentó en el asiento del copiloto y el acusado en el asiento trasero, de forma que, estando en esta disposición, ambos comenzaron una discusión "acalorada" a cuenta de la pérdida del vuelo, "gritándose", tras lo que se echaron a dormir.
A las 2.30 horas del 1 de junio, el acusado y su esposa se despertaron, "retomando la discusión por un breve lapso de tiempo", tras lo que, una vez cesada la misma, el acusado "aprovechó que seguía sentada en el asiento delantero mirando hacia adelante de forma que no lo podía ver".
"Con ánimo de causar la muerte de su esposa, de forma sorpresiva y por la espalda", el acusado cogió un trozo de cuerda fina que había en el suelo de la parte trasera del coche y "rodeó el cuello" de su mujer, estrangulándola a la altura de la mitad del cuello.
OCULTÓ EL CADÁVER Y HUYÓ HACIENDO AUTO-STOP
Así, y según la Fiscalía, el imputado "presionó hacia atrás durante un minuto, con las dos manos, una en cada extremo de la cuerda", hasta que la mujer dejó de respirar, provocándole la muerte por asfixia y fracturándole el hueso del cuello "por la fuerza ejercida", todo ello "sin que en ningún momento" la fallecida "tuviera capacidad de reacción alguna ni hiciera algún gesto de defensa".
Tras acabar con la vida de su esposa, sobre las 3.30 horas, el acusado la sacó del coche en brazos y la colocó tumbada en el asiento trasero, tapándole con el fieltro del techo del coche, dice la Fiscalía, que agrega que, 20 minutos después, y "tras estas maniobras para ocultar el cadáver", huyó del lugar de los hechos.
El acusado se llevó consigo su teléfono y el de su esposa, "a los que extrajo las tarjetas, destruyéndolas", además de la documentación de ambos y la cuerda con la que "la había estrangulado", de forma que, "haciendo auto-stop, llegó, ya de día", a Bollullos Par del Condado (Huelva), "vagando por el pueblo durante todo el día".
A las 21.10 horas del 1 de junio de 2016, el imputado se presentó en las dependencias de la Jefatura de la Policía Local y manifestó a los agentes que "había matado a su esposa la noche anterior y la había dejado en el interior de un vehículo abandonado" en el aeropuerto de Sevilla.
Incluso, les presentó la carta de identidad rumana de su mujer, por lo que los agentes recogieron su identificación y le tomaron declaración, llamando inmediatamente al puesto de la Guardia Civil para hacer comprobaciones sobre lo narrado.
Los agentes acordaron el traslado al lugar de los hechos, hasta donde les condujo el acusado, ya detenido, guiándoles hasta el parking, donde ya pudieron localizar el cadáver de la mujer.