Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los políticos pasan a ser el tercer problema de España, por detrás del paro y la corrupción

Aumenta la preocupación por la independencia de Cataluña, aunque sólo marca un 2,6%
El paro y la corrupción siguen siendo, por este orden, los problemas que más preocupan a los españoles, pero en el Barómetro de Opinión del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al mes de julio aparecen en tercer lugar los políticos, superando a la economía, que en los últimos siete meses venía ocupando esa plaza.
La encuesta se realizó en los diez primeros días de julio, pocas fechas después de que el extesorero del PP Luis Bárcenas compareciese el 26 de junio en el Congreso ante la comisión de investigación del PP y cuando ya se sabía que Mariano Rajoy iba a tener que testificar en el juicio de la Gürtel.
En concreto, los datos del CIS publicados este viernes indican que la preocupación por el paro ha disminuido ligeramente --ocho décimas-- y ahora se menciona en el 70,6% de los cuestionarios. El segundo problema para los españoles sigue siendo la corrupción y el fraude, aunque baja 3,8 puntos, hasta el 45,3%.
Los políticos y los partidos pasan a ser la tercera cuestión que más se repite en las respuestas de los encuestados, registrando un 21,8%. A ello se pueden añadir las menciones al Gobierno y a partidos o políticos concretos, que aparecen en el 3,3 de las respuestas.
Aunque solo aumenta nueve décimas respecto al mes anterior, la política se coloca por encima de los problemas económicos, que bajan del 21,7% al 19,8% y caen del podio después de siete meses ocupando el tercer puesto.
PREOCUPACIÓN POR LA CALIDAD DEL EMPLEO
Sin embargo, se ha producido un incremento en la preocupación por la calidad del empleo, que se eleva cinco décimas, hasta el 8,1%, y que no ha dejado de crecer desde el pasado febrero.
Temas relacionados con el Estado del bienestar también son citados con frecuencia por los entrevistados. Así, la sanidad es el quinto problema que más preocupa, a un 10,2%; seguido de las cuestiones de índole social (9,2%) y la educación (8,3%).
También preocupan en mayor medida los nacionalismos y la independencia de Cataluña, aunque estén en niveles más pequeños: en un mes, las menciones al nacionalismo como un problema han pasado del 0,2 al 1%, y la independencia de Cataluña aparece citada expresamente en el 2,6% de las respuestas frente al 1,2% de junio. Precisamente el 4 de julio, cuando se estaban haciendo las entrevistas del Barómetro, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y los representantes soberanistas presentaban su 'ley de desconexión' de España.
En cuanto al terrorismo internacional, es un problema mencionado en el 4,2% de los cuestionarios, si bien hay un descenso de 1,6 puntos desde el anterior sondeo, cuando se alcanzó el récord del último año con un 5,8%.
La lista de problemas que más afectan personalmente a los entrevistados la encabeza, de nuevo, el paro (38,9%), seguido de los de carácter económico (21,6%), la corrupción y el fraude (16,2%) y la sanidad (10,2%).
MEJOR OPINIÓN DE LA SITUACIÓN ECONÓMICA
Como en todos sus barómetros mensuales, el CIS pregunta sobre la situación política y económica. Respecto a la coyuntura económica, solo merece una valoración positiva para el 6,9% --el porcentaje más alto de los últimos años--, mientras que el 53,3% cree que la situación económica de España es mala o muy mala, 2,5 puntos menos que en la anterior encuesta y también la cifra más baja de los años recientes.
Para uno de cada cuatro españoles (25,8%), la economía está mejor que en junio de 2016 --el máximo registro de los últimos años-- frente al 20,6% que considera que ha empeorado. Con la vista puesta en el año que viene, el 25,8% confía en que mejore y el 16,4% augura que irá a peor.
Cuando se les pregunta por su situación económica personal, el 35,3% de los participantes en la encuesta contesta que es buena o muy buena, frente al 14,7% que tiene una visión negativa de la misma. En el ámbito laboral, el 14,8% ve bastante probable o muy probable perder su empleo, pero la mayoría (78,6%) confía en mantenerlo. Al analizar las posibilidades de encontrar un puesto de trabajo en los próximos doce meses, el 38,7% lo ve factible y el 53,7% no espera que ocurra.
Respecto a la situación política, es buena o muy buena para el 3,5% y mala o muy mala para el 71,1%, datos muy parecidos a los de junio. El 8,1% cree que ha mejorado respecto al año anterior, aunque hay un 29,9% que tiene la percepción contraria. En cuanto los pronósticos para 2018, el 12,8% confía en que mejore y el 22,8% cree que empeorará.