Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere un policía arrollado por un tren al ser empujado por un hombre al que identificaba

Un Policía Nacional ha muerto arrollado por un tren en la estación de Renfe de Embajadores en Madrid al ser empujado a la vía por una persona a la que el agente estaba identificando, han informado fuentes policiales. El policía, Francisco Javier Ortega, de 28 años, falleció en el acto. El otro herido, un varón de raza negra de 28 años, que también cayó a las vías, se encuentra muy grave. Se llama Ali Raba Yode y había sido detenido varias veces por amenazas y robos.

La Policía procede a una identificación cuando considera que una persona ha cometido alguna acción susceptible de ser sancionada administrativamente. En este caso, las fuentes consultadas indican que insultar a un policía es motivo de identificación.
En ese momento, el agresor empujó al agente de 28 años llamado Francisco Javier Ortega del Real, cayendo los dos a la vía justo cuando llegaba el tren. El policía murió en el acto y su agresor fue trasladado al hospital en estado muy grave con un traumatismo craneoencefálico severo. Pese a su estado, se encuentra detenido y custodiado por agentes en el hospital, según las fuentes consultadas.
Se llama Yode Ali Raba, tiene también 28 años (cumplidos ayer según su ficha policial), es natural de Costa de Marfil y cuenta con numerosas detenciones bajo distintas identidades, varias de ellas por presuntos delitos de amenazas y robos con violencia, según han informado a Europa Press fuentes de la investigación.
Ha sido detenido al menos nueve veces. Dos de ellas por amenazas, otra dos veces por robo con violencia, en otra ocasión fue detenido por ambas cosas. En otra ocasión fue arrestado por resistencia y desobediencia a la autoridad, otras dos veces por infracción de la Ley de Extranjería y una vez por entrada ilegal en España.
El suceso no tiene relación con lo acontecido en Atocha donde un hombre amenazó con hacer estallar explosivos en un tren y la estación tuvo que ser desalojada.