Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los pobres energéticos rescatan el butano para calentarse en invierno

Miles de familias han echado las cuentas y han vuelto a la bombona de butano. Es más barata y con ella se puede controlar mejor el gasto en calefacción y agua caliente. Al butano se le llama la energía de los pobres porque una bombona cuesta 17.50 euros frente a los altos costes fijos del servicio de gas.