Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro Sánchez: "Hubo un derrocamiento para facilitar el Gobierno a la derecha"

Pedro Sánchez, ex secretario general del PSOE, ha concedido la primera entrevista tras anunciar que se presenta a las primarias en el PSOE. El escenario elegido, el plató de Informativos Telecinco y conducida por Pedro Piqueras, siguiendo así la estela de Susana Díaz y Patxi López.

Justo en el día del pistoletazo de salida a las primarias del PSOE, Pedro Sánchez, ex secretario general del partido, ha querido seguir los pasos de sus rivales en la candidatura para liderar la formación socialista, Susana Díaz y Patxi López, y ha acudido al plató de Informativos Telecinco para ser entrevistado por Pedro Piqueras.
Preguntado en primer lugar sobre si las citadas primarias constituyen una "guerra interna", Sánchez ha iniciado evitando el conflicto para abogar por la "unidad":
"Creo que son el camino para reconstruir la unidad del proceso socialista. Son los militantes quienes reconstruirán esa unidad", ha dicho.
"NO HABLO CON SUSANA DÍAZ"
Más allá, al respecto de su rivalidad en la candidatura con Susana Díaz, Pedro Sánchez ha matizado: "No es un choque de trenes. Representamos dos modelos distintos, no antagónicos. Es la hora de los militantes socialistas. Son ellos los que tienen que decidir qué camino tomar. Un partido socialista que apueste por la democracia o un partido que a mi juicio se ha quedado en tierra de nadie a raíz de la abstención en la investidura a Mariano Rajoy".
"No hablo con Susana Díaz", ha reconocido en una respuesta clara y concisa.
'EL DÍA DE LOS AUTOS',  "UN DERROCAMIENTO"
Al respecto de su 'no es no' y el inicio de las dimisiones que terminaron con su liderazgo del grupo socialista, ha dicho:
"Fue muy duro. El 1 de octubre hubo un derrocamiento, por parte de determinados dirigentes, de quien era el secretario general elegido por los militantes para facilitar el Gobierno a la derecha. Han pasado días desde entonces y creo que los afiliados y afiliadas van a poder refrendar ese proyecto impuesto por las bravas por determinados dirigentes, o bien apostar por el proyecto que estamos liderando muchos en la organización, que es volver a recuperar al PSOE y ser el referente de la izquierda en nuestro país".
LAS CRÍTICAS DE LOS DIRIGENTES REGIONALES
Cuestionado sobre aquellas voces que le criticaron al entender que había roto la posibilidad del entendimiento con su 'no es no', Pedro Sánchez ha continuado defendiendo la postura que defendía entonces:
"El 'no es no' es la conclusión de un proyecto político que dice sí a muchas cosas. Sobre todo dice sí a un PSOE creíble, autónomo, coherente. Me preocupa la quiebra del Partido Socialista en la confianza con sus votantes. Me preocupa sobre todo la quiebra de confianza que existe entre los afiliados y parte de la dirigencia. Y creo que nuestro proyecto humildemente puede restañar esas heridas. Puede volver a reconstruir la unidad perdida entre los militantes y los dirigentes, y también la credibilidad perdida para con los votantes".
"Al final son los votos de los afiliados los que van a reconstruir esa unidad. El PSOE se juega dos cosas muy importantes: Si quiere ser la primera fuerza de este país o si quiere ser la tercera fuerza de este país. Y no lo estoy diciendo yo, lo están diciendo todas las encuestas que han venido publicándose durante estos últimos meses, donde se dice que el proyecto político que estamos dirigiendo es el preferido, de manera abrumadora, por los votantes socialistas", asegura.
En este sentido, al respecto de aquellos dirigentes regionales y ex líderes que han defendido a Susana Díaz, ha apostillado: "Con 35 años menos estarían defendiendo las mismas ideas que nosotros defendemos para el PSOE. Defiendo que el Partido Socialista renazca, que vuelva a liderar la izquierda de este país".
¿POR QUÉ SE LLEGÓ CASI A UNA RUPTURA DENTRO DEL PARTIDO?
Evaluando los motivos que llegaron al PSOE a una situación de división y casi fractura, ha señalado que tienen que "resolver tres cuestiones" fundamentales": "El PSOE tiene una crisis de identidad. Muchos consideran que ha dejado de ser un partido de izquierdas. La segunda es que el PSOE no es una fuerza de cambio. Y en tercero, que nuestra organización no está siendo una organización importante en el siglo XXI. No ha evolucionado. Tenemos que volver a ser el partido de la izquierda de este país. Tenemos que ser una fuerza de cambio. Humildemente, creo que en este país nada ha cambiado. Y finalmente, creo que el PSOE necesita adaptarse a las necesidades democráticas del siglo XXI".
LA CANDIDATURA DE PATXI LÓPEZ
Más allá de Susana Díaz, respecto al otro candidato que pugna con él en las primarias, Patxi López, y la retirada de algunos de los que le apoyaban para pasar a defender la candidatura de este último, ha asegurado "no" sentirse traicionado.
"Para mí en lo personal es duro. En lo político creo que se equivocan. Hoy en la encrucijada que tiene el PSOE solo hay dos opciones: Una la que representa la gestora, la encabezada Susana Díaz, que es a mi juicio dejar al PSOE en tierra de nadie, como consecuencia de la abstención. Y otra es el camino que nosotros queremos recorrer, que es un camino de volver a recuperar las esencias de la izquierda de nuestro partido, de volver a ser percibido por el electorado socialista y progresista como una fuerza del cambio, y de volver a hacer del PSOE una organización abierta".
GANE O PIERDA, "LEALTAD"
"Nunca. Aspiro a ser el secretario general de los socialistas y el día de las elecciones os puedo garantizar que habrá unidad. Sé lo que significa estar cuestionado continuamente a nivel interno y eso solo da fuerza a la derecha política. Gane o pierda la palabra que se escuchará por mi boca será lealtad con el resultado y lealtad con el mandato y la votación de los afiliados".
"Hay que recordar que se tomó una decisión trascendental, que fue abstenerse en la candidatura de Rajoy. Y se hizo de espaldas a los militantes. Y eso no se puede repetir. Conmigo, todos los acuerdos electorales tendrán que ser respaldados y refrendados. Yo creo que los afiliados y los votantes piensan lo mismo y quieren lo mismo para nuestra organización: ser creíbles y tener un proyecto autónomo" ha apuntado.
RESPECTO A SU ACERCAMIENTO A PODEMOS
Atendiendo a las críticas que señalaban que Sánchez se había dejado llevar e influenciar por Podemos, el ex secretario general del Partido Socialista se ha mostrado tajante: "Todo eso son clichés que se utilizan en las campañas. Hay que recordar que yo no soy presidente del Gobierno por el voto contrario de Pablo Iglesias. Tampoco creo que Patxi López se hubiera derechizado por pactar con el PP en el País Vasco. Lo que creo es que nosotros tenemos que ser la alternativa a la derecha. La sociedad quiere un panorama político más plural. Que el diálogo sea la piedra angular. Por eso no podemos renunciar a vertebrar ese cambio político en el país", ha apuntado.
SOBRE UN PACTO CON LOS INDEPENDENTISTAS
Y al hilo de esto último, sobre un pacto con grupos y fuerzas independentistas ha contestado del mismo modo: "Vimos las declaraciones a mi juicio obscenas de un socialista para informar de acuerdos con grupos independentistas que nunca existieron. Hay un voto en contra tanto de ERC como del Partido Democrático de Cataluña. Nosotros lo que queremos es una vía constitucional para resolver la cuestión catalana".
EL 'NO ES NO'
Continuando con las críticas que recibió durante su mandato y su famoso lema 'no es no', el cual cerraba las puertas a un acuerdo que facilitase el Gobierno de Mariano Rajoy, ha defendido que "la política son convicciones".
"Yo creo que España necesita un cambio político. Necesita regenerarse desde el punto de vista económico, social y político. Creo que España necesita un revulsivo. Necesita cambiar. En ese sentido creo que el 'no es no' lo que ejemplificaba era precisamente el sí a una España distinta a lo que dibujaba el Partido Popular. Yo creo que cuando uno se presenta con un programa y unas convicciones, tiene que cumplirlo".
"Con mi renuncia creo que reflejé esa coherencia. Siempre mantuve que el señor Rajoy tenía una mayoría para poder gobernar este país. Ahora se está debatiendo sobre la aprobación de los Presupuestos. Eso demostraría lo absurdo que fue la abstención del PSOE, porque había una mayoría alternativa"
SOBRE SU CRÍTICA A ALGUNAS LÍNEAS EDITORIALES
"Siempre he respetado a los medios de comunicación, aunque hay ciertas líneas editoriales a las que sí he criticado", se ha limitado a decir.
EL 'TRAMABÚS' DE PODEMOS Y LA FIGURA DE FELIPE GONZÁLEZ
Al respecto del autobús de Podemos denominado 'Tramabús', en el cual se pueden observar algunos de los rostros más conocidos en el ámbito político por haber estado implicados en tramas de corrupción, entre los cuales figuran personalidades como Rodrigo Rato, Mariano Rajoy, Bárcenas o el socialista Felipe González, Pedro Sánchez ha apuntado:
"La inmoralidad del señor Rato es asombrosa. Uno puede discrepar de Felipe González siendo líder de otra formación política. Lo que no se puede hacer, y en ese sentido a mi me repugna, es relacionarla con tramas como la Gürtel o la Púnica que forman parte del Partido Popular".
Aclarando que "no hay que cuestionar la honorabilidad del expresidente Felipe González", se ha referido a sí mismo para decir: "Mi puerta giratoria fue mi casa, mi hogar. Al día siguiente a mi dimisión me fui a dar de alta a la Seguridad Social".
Finalmente, a este respecto ha querido mandar un mensaje claro a Podemos:
"Hay una izquierda que está más pendiente de que la izquierda no gobierne que a que la derecha no gobierne. Iglesias votó que no cuando pudo gobernar el PSOE y creo que también debería hacer una reflexión".
¿QUÉ OFRECERÍA A LÓPEZ Y DÍAZ SI GANA?
Por último, volviendo al bloque que atañe a las primarias que tienen por delante los tres candidatos a la Secretaría General del PSOE, Pedro Sánchez ha manifestado que lo primero que haría con sus rivales, Susana Díaz y Patxi López, en caso de ganar, sería "integrarlos".
"Por supuesto", ha apostillado, matizando: "Pero una cosa es integrar y otra cosa es que a lo largo del tiempo esos integrantes intenten derrocarte", en clara referencia a Díaz.
¿CREARÁ UNA CORRIENTE INTERNA SI PIERDE?
Y en el otro caso, en el supuesto de que salga derrotado, igualmente se muestra claro: "Exigiré lealtad y eso mismo exigiré con el resultado. Cuestionar internamente debilita al partido y da fuerzas a la derecha de este país".
RECUPERAR LA ILUSIÓN
Finalmente, y pese a la situación delicada que atraviesa el partido, Pedro Sánchez saca un mensaje positivo: "Yo estoy viendo ilusión. Estoy viendo esa corriente de ilusión. Hay una demanda y unas ganas de resituar al PSOE y recuperarlo. Al final, los afiliados tienen en su mano el hacer que el PSOE vuelva a ser la primera fuerza política, o si optan por otras opciones, que seamos sin duda alguna la tercera fuerza política de este país. Y eso no lo digo yo. Lo dicen las encuestas. Los militantes prefieren esto a cualquier otra de las candidaturas".