Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iglesias usa su tono más duro para acusar a Sánchez de "capitular" ante las "oligarquías"

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha recuperado este miércoles en su estreno en la tribuna del Congreso durante el Pleno de investidura el tono más duro y combativo de sus orígenes para acusar al candidato a La Moncloa, el socialista Pedro Sánchez, de haber olvidado sus principios y haber "capitulado" ante "las oligarquías" y "los poderes fácticos financieros" por pactar con Ciudadanos, al que se ha referido como "la naranja mecánica". No obstante, le ha tendido mano si decide rectificar y formar un gobierno "progresista".

"Merecer el odio de los que envenenan al pueblo debe ser una honra", ha defendido el líder del partido emergente, citando precisamente al fundador del PSOE, Pablo Iglesias, con quien comparte nombre, para exigir a Sánchez que esté "a la altura de sus siglas" --Partido Socialista Obrero Español-- y rompa su acuerdo con Ciudadanos y, por extensión, con el PP, antes de que le exijan perder las 'S' --de Socialista-- y la 'O' --de Obrero".

En su primer discurso ante la Cámara Baja, Iglesias se ha erigido en representante de la "gente", en el 'David' que vence a 'Goliat' y en heredero del movimiento 15M y ha recuperado algunos de los ejes con los que Podemos irrumpió en la escena política hace dos años, como las críticas a "las oligarquías" y los "poderes fácticos financieros" que, según ha denunciado, representa Ciudadanos, el partido favorito, a su juicio, del Ibex 35.

Por ello, ha sugerido a Sánchez que en lugar de haber firmado el acuerdo con el partido de Rivera frente al cuadro 'El Abrazo' de Juan Genovés, icono de la Transición que honra la memoria de los abogados laboralista que fueron asesinados en 1977, podrían haber posado frente a 'Las Lanzas' de Velázquez, también conocido como 'La rendición de Breda', para "simbolizar" su "capitulación".

"Primera gran entrega de la gran coalición"

"En este debate asistimos a la primera gran entrega del plan de las oligarquías, que cierra las posibilidades del cambio verdadero en España", ha denunciado haciendo referencia a la "gran coalición" en una intervención en la que también ha avisado, como en sus orígenes, de que "la soberanía se ha desplazado los Estados a las instituciones supranacionales". "La globalización humilla cada día la soberanía popular, la igualdad, la fraternidad y la libertad", ha apostillado.

Ante los "intentos" de las "oligarquías" de "mantener el gobierno en manos de títeres" para controlar la acción del Ejecutivo, Iglesias ha llamado a Sánchez a rebelarse y apostar por el cambio "real" y lo el "simulado". "Deje de obedecer a los oligarcas, deje de escuchar los cantos de sirena que le llevan al naufragio", ha alertado, tras avisar de que, mientras no lo haga, su grupo votará 'no' a su investidura.

Le pide que desconfíe de ciudadanos y de "viejas glorias" del PSOE

En este sentido, le ha pedido que desconfíe de Ciudadanos y su líder, Albert Rivera, a quien ha descrito como el "candidato del poder" que sabe y el verdadero "triunfador" de esta investidura "a costa del señor Sánchez", pues, según Iglesias, "no dudará en entregarle al PP en cuanto tenga ocasión"; a un partido "fundado por siete ministros de la Dictadura" y que está "agitando el fantasma del totalitarismo" para cargar contra Podemos.

Pero, principalmente, Iglesias ha instando a Sánchez a no fiarse de los que en su partido "tienen machado su pasado de cal viva", en referencia a los GAL y al expresidente del Gobierno Felipe González, que según Iglesias, convirtió al PSOE "en el partido del crimen de Estado".

"Desconfíe, señor Sánchez. Su partido fue durante mucho tiempo el partido del tráfico de influencias, que dio la espalda a los trabajadores españoles, por eso para gobernar con ustedes les exigimos garantías, para que no se repitan los errores del pasado", ha reivindicado.

Por el contrario, el candidato del PSOE debe recuperar, según Iglesias, el espíritu de los antiguos socialistas, "hombres y mujeres con talento" como el abuelo del propio Iglesias --según ha recordado él-- cuya defensa de sus principios "les llevaba antes a la cárcel que a los Consejos de Administración de las grandes empresas".

"Le voy a decir la verdad la verdad. Lo que ha defendido aquí, quizás sin percatarse del todo, es la primera entrega del plan de la gran coalición", ha continuado el líder de Podemos, para volver a advertirle, antes de finalizar su intervención, de que "se cuide de la naranja mecánica" pues es "un socio muy hábil" pero "no de fiar".

Este "socio" está preparando ya, según Iglesias, "la segunda entrega de plan de las oligarquías", que es "el plan del Ibez 35 y de algunas viejas glorias" del PSOE, un plan que, según augura, no pasa porque Sánchez esté al frente del Gobierno.

"Le vuelvo a tender la mano"

Su única oportunidad para liderar un "gobierno histórico", ha insistido el líder de Podemos, es pactar con ellos, Izquierda Unida y Compromís, para lo que le ha vuelto a tender la mano, a pesar de las duras críticas. "Puede estar a la altura de sus siglas. Le vuelvo a tender la mano para que negocie con nosotros un gobierno de cambio real. Los números dan y lo saben, no vete abstenciones y acabe con las líneas rojas", ha reclamado.

"En el engaño nada florece, de la verdad todo es posible. Libertad, justicia y democracia", ha concluido el líder de la formación morada la que ha sido su primera intervención en el Congreso, citando la proclama del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN); una intervención que ha iniciado recordando al anarquista Salvador Puig Antich, ejecutado la mañana del 2 de marzo de 1974, y a los cinco trabajadores asesinados el 3 de marzo de 1976 en Vitoria en una represión policial a una asamblea obrera.