Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las organizaciones del entorno de ETA cambian de estrategia en 2016: renuncian a la violencia para evitar la cárcel

Las organizaciones del entorno de la banda terrorista ETA escenificaron durante 2016 un cambio de estrategia en los sumarios que venían instruyéndose desde hace años en la Audiencia Nacional. Con la formación ilegalizada Batasuna a la cabeza, estos grupos 'satélite' reconocieron en distintos juicios los hechos, renunciaron a la violencia, y aceptaron penas inferiores a los dos años que evitaron el ingreso en prisión de decenas de acusados.
La tendencia comenzó hace ahora casi un año cuando, en enero, un total de 35 miembros de la reconstruida Batasuna, el Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV) y Acción Nacionalista Vasca (ANV) se conformaron con condenas que oscilaron entre año y medio y dos años de cárcel por pertenencia a organización terrorista, tras haber reconocido ser "instrumentalizados" por parte de ETA.
El acuerdo, alcanzado con la Fiscalía de la Audiencia Nacional y las asociaciones de víctimas que ejercían la acusación popular, implicaba la admisión de que las actividades del partido fueron contrarias a la legalidad y mostrar su "compromiso con la renuncia a cualquier actividad relacionada con el uso de la violencia, queriendo que este reconocimiento contribuya a la reparación a las víctimas del terrorismo por el daño y sufrimiento que se les ha causado".
Entre los acusados incluidos en el pacto figuraban históricos dirigentes de Batasuna como Pernando Barrena, Juan José Petrikorena o Angel Mari Elkano y la ex alcaldesa de Mondragón (Guipúzcoa) Inocencia Galpasoro. También la exdiputada de PCTV Nekane Erauskin.
Cuatro meses después cinco miembros del aparato político de ETA, Ekin, que iban a ser juzgados en la Audiencia Nacional aceptaron una condena de dos años de prisión, tras alcanzar con la Fiscalía un acuerdo similar al anterior.
Los acusados, detenidos en enero de 2011, se enfrentaban a una petición fiscal de 10 años de prisión por "dirigir, coordinar y dinamizar las organizaciones de la izquierda abertzale entre 2009 y 2010", a través de Ekin. Se trataba de los responsables del aparato político de ETA en Navarra.
De forma paralela y durante los últimos 12 meses, los tribunales han absuelto a varios miembros de ETA acusados de distintos atentados. En abril, la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal absolvió al presunto miembro legal (no fichado) de ETA Tomás Miguel Madina Etxebarria, alias Basurde (Jabalí), de intentar asesinar en 2010 con un rifle con mira telescópica al entonces lehendakari Patxi López y al que fuera consejero de Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares. No obstante, le condenaron a siete años por pertenencia a organización terrorista.
El pasado mes de septiembre el absuelto fue el exjefe de ETA Mikel Kabikoitz Carrera Sarobe, alias 'Ata', acusado en este caso de haber ordenado a los miembros del 'comando Otazua' el atentado con una furgoneta bomba contra la casa cuartel de la Guardia Civil en Burgos, perpetrado el 29 de julio de 2009, que causó 160 heridos de diversa consideración. La Fiscalía había solicitado para él 3.860 años como presunto responsable de 160 asesinatos en grado de tentativa.
ENALTECIMIENTOS
Además, el año 2016 se ha visto salpicado por decenas de acuerdos de conformidad alcanzados por acusados de enaltecer a la banda terrorista en redes sociales. Las vistas orales casi semanales celebradas como resultado de las operaciones 'Araña' desarrolladas por la Guardia Civil, han desembocado casi en su totalidad en penas menores, de un año a 18 meses, aceptadas por los implicados.