Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez ordena prisión sin fianza para el dueño de cinco perros que mataron a un hombre en Beniarbeig (Alicante)

El Juzgado de Instrucción número 3 de Dénia (Alicante) ha ordenado prisión provisional, comunicada y sin fianza para el dueño de los cinco perros que atacaron mortalmente a un hombre el pasado mes de febrero en un huerto de la localidad de Beniarbeig.
Según ha informado este viernes el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), el magistrado entiende que existen indicios para imputar al hombre --que fue arrestado este jueves y que hoy ha prestado declaración en el juzgado-- un delito de homicidio imprudente y maltrato animal.
Además, el juez ha considerado que hay un "peligro fundado" de que el hombre influya en testigos de los hechos o en la práctica de nuevas diligencias de la investigación.
En el auto de prisión, el instructor ha agregado que existe riesgo de fuga ya que el investigado, un ciudadano holandés, no tiene arraigo en España: no consta acreditada cual es su situación personal, familiar, económica ni social.
Los hechos sucedieron el pasado mes de febrero en Beniarbeig (Alicante) cuando la Guardia Civil localizó el cadáver de un hombre en un campo de naranjos, con numerosas mordeduras y desgarros por todo el cuerpo.
Las primeras sospechas recayeron sobre cinco perros de raza potencialmente peligrosa propiedad de un vecino holandés de la víctima, que vivía a unos 400 metros de la zona del suceso.
Desde que ocurrieron los hechos se han practicado diversas diligencias encaminadas a determinar si el hombre murió a consecuencia del ataque, o bien ya había fallecido cuando los canes le mordieron.
El resultado de la autopsia, sin embargo, ha concluido que la víctima murió por mordedura de animal y las pruebas de ADN determinan la existencia de restos de sangre de la víctima en las muestras tomadas a los perros. Los animales presentaban heridas que, presumiblemente, se habían causado entre ellos al atacarse entre si, motivo por el que el juez imputa al propietario un delito de maltrato animal.