Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición insiste en examinar al Gobierno en el Congreso y pedirá un primer Pleno de control el 4 de octubre

La oposición ha insistido este miércoles en la reunión de la Junta de Portavoces en la necesidad de que el Congreso pueda examinar al Gobierno en funciones de Mariano Rajoy, pese a que éste se niega a ser controlado por una Cámara que no le ha dado su confianza. Aunque el Ejecutivo mantiene el mismo criterio que la legislatura pasada, el PSOE ya ha avanzado que pedirá un primer Pleno de control el próximo 4 de octubre.
El Gobierno, a través de su secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, ha confirmado a los grupos parlamentarios que el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, no acudirá el próximo martes al Pleno en el que se le ha citado para hablar sobre el frustrado nombramiento del exministro José Manuel Soria para un alto cargo en el Banco Mundial.
Tal y como alegó en el escrito donde notificaba su negativa, el Ejecutivo considera que Guindos ya dio las explicaciones que le exigía sobre esta cuestión en la Comisión de Economía y que no había lugar a comparecer en sesión plenaria.
UN PLENO PERO SIN GUINDOS
No obstante, pese a esa anunciada ausencia, la presidenta del Congreso, la 'popular' Ana Pastor, se vio obligada a atender la demanda de los grupos y convocó el Pleno para el martes 27, varios días después de la demanda de la oposición.
En todo caso, en esa sesión, que se iniciará a las 16.00 horas, todos los grupos parlamentarios dispondrán de tres minutos para poder exponer su opinión sobre esa designación y denunciar que el Gobierno se declare 'en rebeldía' al no dar cuenta de la misma en Pleno.
Aunque la oposición es consciente de que el Gobierno no variará su postura, continuará reiterando, como lo ha hecho este miércoles en la Junta de Portavoces, la necesidad de que poder controlar al Ejecutivo pese a que el Tribunal Constitucional no haya fallado aún sobre el conflicto de atribuciones que el Congreso le trasladó la pasada legislatura.
¿PRIMER PLENO DE CONTROL EL DÍA 4?
De hecho, según ha avanzado en rueda de prensa el portavoz del Grupo Socialista, Antonio Hernando, el PSOE pedirá que el primer Pleno de control de la presente legislatura tenga lugar el próximo 4 de octubre.
Según ha argumentado, los socialistas no lo han pedido para la semana que viene porque no está establecido el cupo de preguntas orales en el Pleno que corresponde a los diferentes grupos parlamentarios. Un Pleno que previsiblemente apoyarán todos los grupos, salvo el PP.
La portavoz adjunta de Unidos Podemos, Irene Montero, ha censurado que el Gobierno siga amparándose en el "vericueto" de que el Constitucional aún no se ha pronunciado para no comparecer en el Congreso.
EL PP CONSIDERA EL PAÍS "SU CORTIJO"
"Es vergonzoso, una muestra más de cómo el PP considera al país su cortijo privado", ha manifestado Montero, advirtiendo de que su grupo hará todo lo que esté en su mano para que el Ejecutivo acabe rindiendo cuentas en la sede de la soberanía nacional.
De su lado, el secretario general de Ciudadanos en el Congreso, José Manuel Villegas, ha lamentado que el Gobierno se mantenga "en rebeldía" y pueda seguir en funciones "sin rendir cuentas" ante la Cámara.
"El Congreso no está en funciones y debe controlar al Gobierno, aunque esté en funciones", con los límites establecidos en el informe que los servicios jurídicos de la Cámara redactaron la pasada legislatura ante esta situación tan excepcional.