Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición desoye las cuestiones previas del PP y activa la comisión sobre la caja B citando a Bárcenas

Las primeras comparecencias se calculan para final de junio y la citación de Rajoy ha quedado pendiente para más adelante
Los grupos de la oposición han rechazado este martes en el Congreso, en la reunión de la Mesa y portavoces de la comisión de investigación sobre la presunta financiación ilegal del PP, la petición de los 'populares' de suspender los trabajos hasta que los servicios de la Cámara realicen un informe para delimitar su ámbito de actuación y han acordado un plan de trabajo para empezar a pedir documentación y citar ya a los extesoreros del PP, un desfile que abrirá Luis Bárcenas.
Así lo ha explicado en rueda de prensa la representante del PSOE en la Mesa de la comisión, Soraya Rodríguez, quien ha especificado que las primeras comparecencias tendrán lugar a finales de junio o principios de julio.
La primera decisión que se ha tomado ha sido rechazar el escrito de cuestiones previas que había presentado el PP para parar la comisión hasta que los letrados despejasen una serie de cuestiones previas, como hasta dónde debe retrotraerse la investigación y a qué instituciones debe alcanzar.
Los grupos de la oposición, que no tienen un criterio homogéneo sobre hasta cuándo debe remontarse la investigación, prefieren no ponerse límites y por ello no fijaron ningún ámbito temporal en el escrito con el que pidieron la comisión. "Hay absoluta libertad para avanzar", ha dicho la portavoz del PSOE, quien considera que poner ahora 'puertas al campo' sería vulnerar lo que aprobó el Pleno del Congreso.
"EL PP SE HA QUEDADO SOLO"
Según Soraya Rodríguez, el objetivo del PP era "dilatar la puesta en marcha" de la comisión con una "actitud obstruccionista de mala fe", con lo que su escrito ha sido rechazado por los demás grupos. "Se han quedado solos", ha resumido.
Desde Ciudadanos, Toni Cantó ha acusado al PP de "intentar embarrar el campo de juego" y le ha avisado de que tiene que cumplir los compromisos que adquiere con su formación en temas de regeneración democrática.
Una vez 'tumbado' el escrito del PP, la oposición ha acordado preparar un plan de trabajo con un guión de la documentación que necesita y una lista de comparecencias no cerrada. De momento, sólo se han incluido a los cinco últimos tesoreros del PP: Luis Bárcenas, Carmen Navarro (gerente actual), Ángel Sanchís, Cristóbal Páez y Rosendo Naseiro.
La comparecencia de Mariano Rajoy, presidente del partido desde 2003, ha quedado para más adelante. El PSOE quería que fuera el primero en ser interrogado, pero Podemos y Ciudadanos preferían reservarlo para el final y, en aras del consenso, los socialistas han cedido. "Teníamos que acordar, pero Rajoy comparecerá en esta comisión", ha garantizado Soraya Rodríguez.
Este plan de trabajo acordado por la oposición tendrá que ser ratificado este miércoles por el pleno de la comisión, en otra reunión a puerta cerrada. A partir de ahí, el presidente de la comisión, Pedro Quevedo, de Nueva Canarias, trasladará las peticiones de documentación y de comparecencias a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, que será quien las canalice ante las instancias correspondientes.
SE TRABAJARÁ EN JULIO
Teniendo en cuenta que las comparecencias han de notificarse al interesado con 15 días de antelación, los testimonios de los tesoreros se esperan para la última semana de junio o las primeras de julio. De hecho, la comisión va a pedir a la Mesa del Congreso que la habilite para poder trabajar en julio, que es inhábil a efectos parlamentarios.
Los citados por la comisión de investigación están obligados a comparecer, aunque tienen reconocido su derecho a no declarar por estrategia de defensa. Varios de los citados están involucrados en investigaciones judiciales y no se descarta que algunos de ellos, como el propio Bárcenas, rechacen hablar ante el Congreso.