Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las operaciones contra las redes de captación yihadista en Ceuta "siguen abiertas"

El delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González Pérez, ha dejado claro, durante el acto de clausura del VII Seminario de la Guardia Civil sobre Vigilancia de Fronteras y Lucha contra la Inmigración Irregular, que las operaciones de las Fuerzas de Seguridad contra las redes de captación yihadista que operan en la ciudad autónoma y su entorno "siguen abiertas".

Durante su alocución ante los 28 guardias que han asistido al curso de Frontex, el delegado se ha referido a la operación conjunta hispano-marroquí desarrollada este viernes en Melilla, Andalucía y el Reino alauita como botón de muestra de que en las dos ciudades españolas norteafricanas está "el bastión de defensa de los intereses de España y de la Unión Europea".
"Estas son las fronteras más difíciles de Europa, donde se siente lo que significa estar entre el llamado primer mundo encarnado en Ceuta y esa África de las que nos separa una distancia 16 veces superior a la existente entre México y Estados Unidos", ha destacado González Pérez.
El exdiputado nacional ha puesto de relieve que en las fronteras terrestres africanas hay "mucho más que presión migratoria, lo que muchas veces nos pone en la palestra", sino también "un contraste entre dos mundos, dos culturas, dos economías, dos conceptos, dos sociedades y muchas delincuencias".
"Ayer lo vimos en Melilla, Marruecos y la Península y hace pocos meses, en un trabajo que no está cerrado, en Ceuta", ha añadido en referencia al dispositivo conjunto que, en junio de 2013, permitió a la Guardia Civil y a la Policía Nacional detener en la barriada del Príncipe a ocho personas que realizaban "labores de captación, adoctrinamiento, facilitación y financiación de viajes a Siria en contacto externo con otros terroristas y siguiendo las directrices de Al Qaeda".
En 2005 la ciudad autónoma ya fue escenario de la denominada 'Operación Duna', en la que se detuvo a once personas, entre ellos algunos arrestados por segunda vez el año pasado, su presunta relación con el radicalismo de matriz islamista.
El delegado del Gobierno ha aprovechado el acto para volver a ensalzar el trabajo "duro y delicado" de la Guardia Civil "en toda España". "Ni un político salvo aquellos que han sido perseguidos por cometer delitos por ella puede decir algo malo de la Guardia Civil y el que lo haga", ha denunciado, "no merece ocupar un cargo público".