Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una operación de rescate de las tropas españolas en Afganistán y una emboscada talibán se convierten en película

'Zona hostil', dirigida por Adolfo Martínez, se estrena el próximo 10 de marzo y ha recibido asesoramiento del Ejército de Tierra
Una operación de rescate de un helicóptero accidentado en el norte de Afganistán que se complica con una emboscada de la insurgencia talibán. Los protagonistas, las tropas españolas desplegadas en el país árabe. Este es el argumento que cuenta la película 'Zona hostil', que llegará a los cines el próximo mes de marzo y que se inspira en los sucesos reales que vivieron los soldados españoles en el país asiático en el año 2012.
Para ello, el director de la película, Adolfo Martínez, y todo el equipo han contado con el asesoramiento del Ejército de Tierra, que también ha aportado personal para hacer de 'extras' y material como helicópteros 'Chinook' y 'Super Puma' durante el rodaje en el desierto de Almería.
Pocas veces ha contado el cine español los peligros a los que se han enfrentado las tropas españolas en sus operaciones internacionales. Cierto es que las Fuerzas Armadas no tuvieron asignadas en Afganistán misiones que supusieran entrar directamente en batalla, pues su tarea se enmarcaba en la estabilización de las zonas que se les asignaron en la OTAN. Pero en 14 años de misión en el país árabe sí tuvieron lugar distintos sucesos que pusieron en peligro más de una vez a las tropas españolas.
Uno de estos sucesos fue el ocurrido en la noche del 3 de agosto de 2012, cuando un helicóptero 'Super Puma' del Ejército del Aire fue reclamado por el Mando Regional Oeste de la Alianza en Afganistán para una misión de aeroevacuación de dos militares estadounidenses que habían resultado heridos por la explosión de un artefacto explosivo improvisado (IED, por sus siglas en inglés) al norte de Bala Murghab.
COMPLICACIONES NADA MÁS COMENZAR EL RESCATE
La misión, pues, no tenía mayor complejidad, salvo por el hecho de que el rescate iba a tener lugar en una zona con fuerte actividad de la insurgencia talibán. Todo se complicó nada más llegar, ya que, después de que el 'Super Puma' aterrizara en el lugar indicado, el suelo cedió bajo la rueda trasera izquierda del tren de aterrizaje y el aparato se inclinó hacia ese lado y volcó.
Ningún militar español o estadounidense resultó herido, pero este accidente dejó inutilizado el helicóptero, por lo que comenzó entonces a planearse una segunda operación de rescate, que se organizó en dos fases: primero rescatar a la tripulación siniestrada y evacuarla a una base segura para, después, recuperar el aparato.
La falta de visibilidad en la zona obligó a los españoles a esperar al amanecer, por lo que todos se prepararon para pasar la noche en la zona del accidente. Por un lado, los españoles recuperaron todo el material médico del 'Super Puma', mientras que la oficial médico reconoció a los heridos y al resto de efectivos, confirmando que éstos se encontraban bien.
A las once de la noche, dos helicópteros norteamericanos Black Hawk pudieron acercarse y aterrizaron en la zona del accidente para evacuar al personal estadounidense herido que debía haber sido rescatado por el 'Super Puma' español, por lo que el resto del personal siguió esperando hasta el día siguiente.
EL PRIMER ATAQUE A PRIMERA HORA
La noche resultó tranquila y poco antes de las seis de la mañana, dos helicópteros 'Chinook' españoles acudieron al rescate y pudieron llevarse a parte de la tripulación del 'Super Puma', mientras que los demás militares, mecánicos en su mayoría, se quedaron iniciando el desmontaje del helicóptero para prepararlo para la evacuación. Fue en ese momento cuando tuvo lugar el primer ataque de la insurgencia.
Los militares españoles y estadounidenses se defendieron y casi una hora después cesaron los disparos. Sin embargo, la tranquilidad no duró mucho, ya que unos diez minutos después se escuchó una nueva explosión y los uniformados pudieron divisar a varios insurgentes.
Tras dar parte de la situación, dos helicópteros 'Mangusta' italianos fueron enviados a la zona por la misión de la OTAN, al tiempo que dos aviones no tripulados artillados sobrevolaron el lugar. Sin embargo, la intervención tanto de estos como de los 'Chinook' españoles fue imposible debido a los hostigamientos de los talibán, que no cesaban.
CUATRO HORAS DE ATAQUE
Hasta pasadas las once de la mañana, y tras más de cuatro horas de asedio, no se dio por finalizado el ataque insurgente y los 'Chinook' no pudieron aproximarse a la zona, protegidos por los 'Mangusta', para acometer la operación de rescate de los militares españoles y del 'Super Puma', que pudo finalmente realizarse con éxito.
Todos fueron trasladados a zona segura, concretamente a la base 'Ruy González de Clavijo', en la ciudad de Qala-i-Naw, que por entonces controlaban las Fuerzas Armadas españolas y era la más cercana al lugar del accidente.
De allí, el personal y el aparato pudieron llegar a la base de Herat, la más grande del oeste de Afganistán y donde las tropas españolas han estado desplegadas casi 14 años junto a contingentes de otros países.
Así, en Herat y casi 16 horas después del accidente del 'Super Puma' se pudo dar por concluida la operación sin lamentar ninguna baja y habiendo podido recuperar el helicóptero.