Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo cree ahora que la reforma constitucional es "posible y deseable"

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, considera que una reforma de la Constitución es "posible y deseable" y que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, está "dispuesto" a hablar de ello, pero ha dejado claro que para acometer la reforma que "España necesita" sólo puede hacerse con una gran coalición.

Durante su discurso en la presentación del libro 'Historia de la política exterior española en el siglo XX y XXI', Margallo ha asegurado que Rajoy "está dispuesto a hablar de una reforma constitucional, siempre y cuando se cumplan determinadas condiciones o bien no se pisen líneas rojas" como la soberanía nacional.
Para el jefe de la diplomacia española, esa reforma es "posible y deseable" porque la Carta Magna tiene "algunos defectos de diseño" como el reparto de competencias o la financiación autonómica y "defectos de funcionamiento" como la "falta de coordinación entre administraciones".
Pero eso sí, el ministro ha advertido de que cualquier reforma requiere de una serie de requisitos, empezando por el procedimiento a seguir, que viene marcado en la propia Constitución, así como "definir con toda claridad el contenido, los principios que se quieren modificar y cuáles no se deben modificar".
EVITAR QUE SEA UNA CESIÓN A LOS SEPARATISTAS
Además, ha dejado claro que también tiene que evitarse que la reforma pueda ser "interpretada como una cesión ante las presiones separatistas" y sólo ser vista como "una actualización del pacto de convivencia" que representa la Constitución de 1978.
Tras la reforma de la Carta Magna, según Margallo, debe ir una "reforma del modelo productivo", y todo ello debe ser abordado por "aquellas fuerzas políticas que participen de los principios y valores que inspiran la democracia sin adjetivos, que asuman las obligaciones que implica nuestra pertenencia a la comunidad económica y monetaria".
"Si esos son los principios, la fórmula está clara y es la única que puede dar el paso siguiente", ha remarcado el ministro haciendo una referencia directa a la gran coalición que ha propuesto Rajoy entre PP, PSOE y Ciudadanos.
"Sólo una coalición con esa legitimidad, con ese apoyo parlamentario, puede hacer un llamamiento a la sociedad para que participe en ese esfuerzo de actualización de los pactos que nos dimos en el 78", ha explicado.
"EL GOBIERNO DEL CAMBIO"
En esa situación, Margallo considera que "ha llegado el momento de preguntarnos qué clase de nación somos y en qué dirección queremos movernos". A su juicio, el próximo gobierno que se forme va a ser "el gobierno del cambio" porque ese es el "mandato" que dieron las urnas el pasado 20 de diciembre.
"Pero no se trata de un cambio como el de la Transición de 1977. En aquel momento tuvimos que desmantelar una dictadura y ahora no es así. Se trata de actualizar los pactos de la convivencia que nos dimos en 1978, que siguen vigentes y que nos han dado una época de libertad no conocida desde la Guerra de la Independencia", ha afirmado.