Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

García-Margallo admite que tras el conflicto con Gibraltar hay un problema de soberanía

Margallo: Los controles seguirán hasta que se recupere la "relación de confianza"EFE

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha saludado este martes el "gesto de buena voluntad" de las autoridades gibraltareñas, que están dispuestos a modificar su ley para que los pescadores españoles vuelvan a faenar donde solían hacerlo. Sin embargo, ha reconocido que detrás de este conflicto hay un problema de soberanía, aunque ahora no sea el momento de abordarlo.

El Gobierno español vuelve a insistir en que no reconoce a Gibraltar derecho a legislar sobre unas aguas cuya soberanía reclama la colonia y que España no reconoce,.
Si embargo, García-Margallo ha anunciado como "buenas noticias" la información que le ha llegado este martes desde el Peñón, en relación a dicha posible modificación de la ley gibraltareña de protección de la naturaleza, especialmente si va a redundar "en beneficio de los pescadores".
El jefe de la diplomacia comparece en la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados para informar sobre el conflicto de Gibraltar, que, según ha dicho, comenzó a escalar hace "más de un año" cuando las autoridades gibraltareñas denunciaron el acuerdo que estaba en vigor con los pescadores.
García-Margallo ha insistido en que detrás de este contencioso está únicamente el cumplimiento de la legislación de la normativa europea.
Aunque ha reconocido que detrás de este conflicto hay un problema de soberanía, pero ha apuntado que ahora no es el momento de abordarlo.
El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha asegurado este martes en el Congreso que España apoyará a Argentina en sus reclamaciones sobre las islas Malvinas, un caso que tiene "similitud" con el de Gibraltar, porque ambos son "territorios sujetos a descolonización" y en ninguno de los dos la ONU aplica el principio de autodeterminación, sino de integridad territorial.
Así lo ha explicado el jefe de la diplomacia española en la Comisión de Exteriores de la Cámara Baja, después de que algunos portavoces parlamanterias le preguntaran si el Gobierno va hacer frente común con Argentina para defender su soberanía estos territorios.
García-Margallo ha señalado que, ya que se trata de dos asuntos que deben ser resueltos de la misma forma, mediante negociaciones bilaterales con Reino Unido, España votará a favor de las resoluciones que plantee Argentina sobre este tema.
Así, ha explicado que si en la próxima Cumbre iberoamericana de Panamá, en Naciones Unidas o en cualquier otro foro, Argentina plantea que en el caso de las Malvinas "hay que aplicar" los tres principios recogidos por la ONU --es decir, descolonización, integridad territorial y negociaciones bilaterales con Reino Unido--, España votará sí.
"Si vamos a ir a la cumbre Iberoamericana de Panamá, y Argentina anuncia que va a someter a votación una resolución de este tipo respecto a Malvinas y nosotros otra sobre Gibraltar, lo lógico es que votemos los dos lo mismo", ha explicado el ministro, que ha señalado a Argentina como "un país amigo y hermano", con el que España tiene muchísimos intereses, unos bien comprendidos y otros menos". "Tendremos que hacer lo que dicte el sentido común", ha remachado.
"NINGUNA SIMILITUD CON CEUTA Y MELILLA"
Y antes de señalar las "similitudes" del caso de Gibraltar con el de las Malvinas, García-Margallo ha recalcado que no existe "ninguna" con Ceuta y Melilla, que son españolas desde antes que existiera el Reino de Marruecos. "Por tanto --ha dicho--, no se arrebató un territorio a nadie, simplemente porque el otro no existía".
Por eso, porque las dos ciudades autónomas "nunca fueron colonias españolas", tampoco se incluyeron en ningún momento en la lista de territorios a descolonizar, en los que España introdujo Guinea, Ifni y el Sáhara.
Por otra parte, García-Margallo también ha rechazado las críticas de la oposición que han apuntado que el conflicto de Gibraltar ha sido "una serpiente de verano". "Puedo prometer y prometo que yo no arrojé los bloques de hormigón en Gibraltar", ha afirmado.
Así, ha recordado que fueron las autoridades gibraltareñas las que, mientras se esperaba a reanudar el diálogo con Reino Unido sobre la pesca, lanzaron los bloques de hormigón "en aguas colindantes con el istmo", haciendo así "una doble provocación en términos jurídicos".
Por eso, le ha preguntado al portavoz del PNV, Aitor Esteba, que le había atribuido intencionalidad en el surgimiento de esta tensión, qué habría hecho. " ¿Se calla y mira para otro lado?", ha apuntado, para añadir si esta sería su postura "cuando se encuentra que hay un espigón en el otro lado", tiene conocimiento de que "van a arrojar otros bloques mayores para defender una pesca que no existe, porque no hay un solo barco de pesca en Gibraltar" o escucha que "se va a continuar la extensión territorial sobre aguas españolas".
"YO NO ME VOY A RENDIR"
"Yo entiendo la diplomacia como la defensa de los intereses de mi país y, desde luego, la defensa de los intereses de mi país exige en muchos momentos tender la mano al diálogo, y yo lo hago permanentemente, y mostrar firmeza en otro. Lo contrario es un error de primera magnitud", ha remachado, antes de parafrasear a un general alemán y concluir "Yo no me voy a rendir".
García-Margallo ha utilizado todos sus turnos de palabra para rechazar el foro tripartito que creó el anterior Gobierno socialista y ha insistido en que "ofende a la dignidad nacional que Gibraltar tenga el mismo estatus que el Reino de España". "No lo vamos a tolerar", ha recalcado.
Además, el ministro ha defendido su tono en este contencioso, que ha sido criticado por algunos partidos, entre ellos el PSOE. "He dicho las cosas que había que decir y he reaccionado a tiempo", ha señalado.
A su juicio, su expresión de que "se acabó el recreo" en Gibraltar fue "afortunada" porque ésta era la situación que había en la colonia. En concreto, ha recalcado que los bloques de hormigón, la construcción de espigones y los vertidos de arena, muestran "hasta qué punto había recreo".
Y a esto ha añadido el contrabando de tabaco, el blanqueo de dinero, tener "más sociedades que habitantes" y facturar 113.000 millones de euros en juego. "Todo esto parece que un aspecto ciertamente lúdico tenía", ha ironizado.
"O INVESTIGA TODO O LA MISIÓN DE LA UE NO VIENE"
A partir de aquí, ha recalcado que la misión de observación que mandará la Unión Europea a la Verja lo hará porque así lo ha acordado con el Gobierno. "La Comisión no viene aquí si el señor Rajoy no quiere que venga", ha insistido.
Sobre esta misión, ha recordado que el Gobierno ha defendido que tiene que, además de los controles fronterizos, tiene que investigar el contrabando, los bloques de hormigón y los espigones. "Aquí, o se investiga todo y lo de todos o no vienen a nada", ha remachado.
Fuentes de Exteriores han explicado después que la petición del Gobierno a la misión sobre el terreno no incluye el blanqueo de dinero y la evasión fiscal, que es un asunto que no compete a los observadores y que España también está denunciando ante sus socios europeos. De hecho, Margallo ha explicado en la comisión que España quiere una "evaluación completa del régimen fiscal" de Gibraltar.