Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

No, no y mil veces no

Pedro Horrach llegaba hoy al juzgado de Palma llevando bajo el brazo los 576 folios con sus conclusiones sobre el caso que le ha hecho célebre, el caso Urdangarin. “Algunos consideran que es un poco benevolente ¿qué piensa usted?”, le ha preguntado un periodista, en referencia a  su postura con respecto a la infanta Cristina -cantada desde hace tiempo-  y ahora puesta negro sobre blanco. Él no ha contestado. La respuesta está en el escrito que ha entregado al juez y en el que dice, entre otras cosas que a la hermana del Rey "se le imputa en base a una sospecha, "pudo saber", que invierte la carga de la prueba ". "La conclusión que se ha extraído es un raquítico "pudo conocer"” –dice también- “que sitúa a Doña Cristina de Borbón en una posición de indefensión".Palabras literales, con las que se ratifica en que la infanta NO cometió delito fiscal y pide el sobreseimiento. Horrach carga, además, contra los argumentos con los que la Audiencia apuntó la imputación: "nos ha ofrecido -dice- hasta cuatro hipótesis distintas (…)  incompatibles entre sí”. Y  se refiere a los gastos que la infanta cargó a Aizóon (los que le han puesto en el punto de mira) calificándolos de “ridículos". El hecho de que gastara, argumenta el fiscal, no presupone que "manejara” la empresa. Así pues, pide el archivo –“como he dicho mil veces”, ha comentado al salir del despecho del juez- pero reclama a Cristina de Borbón  dinero en concepto de responsabilidad civil: 587.413 euros para ser exactos. Una minucia frente a las intenciones de Manos Limpias, la acusación popular, que solicita para la infanta 8 años de cárcel. VÍDEO POR JUAN ANTONIO NICOLAY