Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El matrimonio ideal se desvanece

La hija menor del rey se casaba en 1997. Ella e Iñaki Urdangarin fueron durante años la imagen del matrimonio ideal: él deportista de elite, ella la primera mujer de la Casa Real con título universitario. Pero llegó el caso Nóos y la imputación de Urdangarin. Los duques de Palma fueron apartados de la Familia Real y su lujoso tren de vida se desplomó. Han puesto a la venta su casa de Pedralbes. Cristina siempre ha estado en todo este tiempo al lado de su marido. Se marcharon a Washington justo antes de que estallara el escándalo. A ella si la hemos visto más veces con su familia. Desde finales de verano vive en Ginebra con sus hijos y sigue trabajando en La Caixa. Otra vez intentando huir de la presión mediática.