Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy responde a Rufián: “Realmente no tengo muchas cosas que decirle”

“¿Cree que el Gobierno español satisface las necesidades del pueblo de Cataluña?”, ha sido la pregunta del diputado de ERC, Gabriel Rufián, al jefe del Ejecutivo en la sesión de control al Gobierno. Mariano Rajoy le ha respondido que es “su intención”. “La primera necesidad es la creación de empleo”, ha sentenciado Rajoy antes de recordarle que se han puesto a disposición de Cataluña “instrumentos de liquidez como el FLA y el fondo de pago a proveedores, además de inversiones públicas, en infraestructuras”. Rajoy ha recordado que está abierto el debate en materia de financiación y acabamos de concretar la conversión de 30.000 interinos en fijos en Cataluña”.

 

A todo ello Rufián le ha contestado a Rajoy que es usted “previsible. Todo eso que ha dicho son malas noticias. Eso se cura. Creer que el empleo va bien en Cataluña y en el resto del estado español secura en la cola del paro. Creer que satisfacer al pueblo de Cataluña es hacer un corredor mediterráneo que pasa por Madrid, se cura, sobre todo leyendo. Creer que satisfacer al pueblo catalán es pagarle a su amigo Florentino Pérez 1.350 millones por el Castor se cura no teniendo según que amigos. Creer que satisfacer a Cataluña es hablar con su marca blanca, C’s, de la Cataluña real cuando solo junta una alcaldía, se cura dejando de ser partidos residuales. Creer que satisface al pueblo de Cataluña echándole a la cabeza al TC se cura dejando de enviar militantes a su presidencia… La voluntad del pueblo de Cataluña no se compra, la voluntad del 80% no se compra ni con mentiras piadosas ni con cristales de colores. Nos vemos en las urnas”. Rajoy también ha sido contundente en el turno de réplica: “Realmente no tengo muchas cosas que decirle. Confunde sus necesidades con las de todos y corre el riesgo de situarse fuera de la realidad. Le pido que admita que yo pueda decir, que algo de razón tendré, que el Gobierno está atendiendo a las necesidades de las personas”.