Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La magistrada María Tardón apartada del tribunal que juzga a Elpidio Silva

Elpidio José Silva en el banquilloEFE

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha estimado la recusación planteada por el juez Elpidio José Silva contra la magistrada María Tardón y ha acordado apartarla del tribunal que le juzga por presunta prevaricación cometida en la instrucción del 'caso Blesa'. En cambio, ha rechazado la abstención del magistrado Arturo Beltrán.

La denominada 'Sala del 77' estima que "no concurre elemento alguno que cercene la imparcialidad" de Tardón en el procedimiento abierto a Silva y tampoco existen "circunstancias que evidencien un interés" en el pleito.
Sin embargo, "con el fin de preservar la imagen de la Justicia y la confianza que los tribunales deben inspirar a los ciudadanos, se hace necesario rebasar el estricto ámbito subjetivo para examinar si concurre asimismo el requisito de la imparcialidad objetiva, que proporciona una garantía más consistente para determinar si afloran hechos verificables que puedan crear dudas, si quiera indiciarias, o incluso aparentes, sobre la imparcialidad de la magistrada", precisa.
En este sentido, explica que el cese de Tardón como consejera de Caja Madrid años antes de que se cometieran los hechos por los que Silva investigó a su expresidente, Miguel Blesa, "no desvanece por completo la huella dejada por aquel objetivo vínculo o relación inicial" que mantuvo con la entidad financiera.
"Y lo que es más importante, genera la apariencia o sospecha de pérdida de imparcialidad de la magistrada en el enjuiciamiento" seguido contra el que fuera instructor del 'caso Blesa', "con la consiguiente merma de confianza y deterioro de la imagen pública de la justicia que representa cualquier sospecha objetiva de imparcialidad".
VALORA LAS APARIENCIAS
En virtud de la jurisprudencia que propugna la necesidad de "eliminar cualquier apariencia de parcialidad con el fin de promover la confianza que deben inspirar los jueces y tribunales en una sociedad democrática", el Tribunal Superior de Justicia aprecia la existencia de "indicios objetivos" suficientes, "siquiera en el ámbito de las apariencias", de un interés indirecto de Tardón en la resolución de este procedimiento.
El auto niega que la petición de Silva sea extemporánea porque la planteó tan pronto tuvo conocimiento de que Tardón había formado parte de la Asamblea General de Caja Madrid desde 1999 hasta 2005, año en el que accedió a la Carrera Judicial.
El acusado pidió recusar también al presidente del tribunal, Arturo Beltrán, por haberle generado indefensión con la decisión de no aceptar la renuncia de su abogado Cándido Conde-Pumpido Varela o la de rechazar las pruebas y nulidades solicitadas.
Sin embargo, la Sala del 77 defiende que adoptó estas determinaciones de acuerdo a su competencia y no aprecia ninguna "restricción en su imparcialidad" ni tampoco "dudas o sospechas justificadas" relacionadas con este caso.
Además, tilda de "estratagema" la demanda interpuesta contra Beltrán y Tardón cuando el juicio se estaba desarrollando para pedir su abstención por "tener un pleito pendiente".
"Se muestra con toda evidencia la estratagema utilizada por el recusante mediante la presentación de la referida demanda el mismo día en que formuló el incidente de recusación, con el fin de introducir una tercera causa que ni tan siquiera aparece reseñada en el encabezamiento de su escrito", recoge el auto, del que ha sido ponente la magistrado Ana María Aparicio.