Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En libertad el detenido por interrumpir una boda en Valladolid al grito de "Alá es grande"

El individuo de 21 años detenido este sábado tras interrumpir una boda que se celebraba en la iglesia de San Pablo de Valladolid al grito de "Alá es grande" ha sido puesto en libertad según ha decretado el Juzgado de Instrucción 3 de Valladolid, en funciones de guardia.
En su paso a disposición judicial, no prestó declaración porque, según el informe del médico forense, no estaba en condiciones de salud para hacerlo.
En este sentido, se acordó su traslado a la Unidad de Psiquiatría con el fin de realizar una evaluación para determinar su diagnóstico y su tratamiento. Una vez completada dicha evaluación, se decidirá sobre la toma de declaración, han informado a Europa Press fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL).
Este hombre será investigado por los delitos de amenazas, desorden público, contra los sentimientos religiosos y daños.
El joven, cuya identidad responde a las iniciales M.K.K. y sin antecedentes penales, fue arrestado por alteración del orden, amenezas y delito contra lo sentimientos religiosos, según informaron a Europa Press fuentes de la Subdelegación del Gobierno.
El incidente se produjo en torno a las 18.30 horas del sábado, 3 de junio, cuando el joven, marroquí con permiso de residencia de estudiante, entró en San Pablo al grito de "Alá es grande" durante el desarrollo de una boda, tras lo que fue reducido por los propios asistentes a la ceremonia.
Posteriormente, ante la alarma generada, se personaron en el templo efectivos del Cuerpo Nacional de Policía, que detuvieron al individuo para su posterior identificación.
La ceremonia pudo continuar después de que miembros del Tedax confirmaran que no había ningún explosivo en el templo.