Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un juzgado de Granada incoa diligencias por el caso de Juana Rivas y cita a las partes el 8 de agosto

El Juzgado de Instrucción número 2 de Granada, este viernes en funciones de guardia, ha incoado diligencias previas tras recibir las actuaciones en torno al caso de Juana Rivas, la madre residente en Maracena (Granada) que ha incumplido la orden judicial de entregar a sus hijos al padre, y ha citado a las partes el próximo 8 de agosto para que comparezcan en este procedimiento que salta ahora a la vía penal.
Esta situación se produce después de que el juzgado que hasta ahora ha llevado el caso por la vía civil, el de Primera Instancia número 3 de Granada, denegara este viernes las medidas cautelares que el exmarido de Juana Rivas había solicitado contra ella, entre las que figuraba una orden internacional de detención a tenor del "riesgo objetivo" en el que a su juicio se encuentran los menores.
Aunque la jueza ha rechazado emprender las medidas cautelares contra Juana Rivas, sí acordó "deducir testimonio por los posibles delitos que se hayan podido cometer" y remitir las actuaciones al juzgado decano de Granada para su reparto.
El objetivo es que se investiguen los posibles delitos a los que alude el padre de los menores, asunto que ha recaído en el Juzgado de Instrucción número 2, que ha incoado diligencias previas y ha citado a las partes el próximo 8 de agosto para que comparezcan ante el juez.
DELITO DE SUSTRACCIÓN
En su escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, el letrado del padre se refiere, entre otros, a delitos de desobediencia a la autoridad judicial; de sustracción interparental de menores y de violencia psicológica habitual contra los hijos, a los que habría inducido "ideas falsas" del progenitor.
A ello suma un delito contra la administración de justicia de los que considera posibles autores tanto a Juana Rivas como a aquellas personas que pudieran haber participado en los hechos como "inductores", "colaboradores" o "encubridores".
Junto a ello, aludía en su escrito a que Rivas se encuentra en un estado psicológico de "desequilibrio emocional" y por lo tanto "presenta un riesgo para su hijos, ya que sus comportamientos son imprevisibles y puede dirigirlos contra éstos".
Así, ante "la gravedad de los hechos" y la "alarma social" que la madre está generado, consideraba el letrado que la orden de localización no es "suficiente" y pedía que Juana Rivas fuera detenida para su posterior ingreso en prisión, aunque la jueza de Primera Instancia número 3 ha rechazado esta pretensión. Sí ha acordado, tal y como solicitaba el padre, declarar hábil el mes de agosto para esta causa, además del citado traslado de las actuaciones.
La representación legal del padre, ejercida por el abogado Adolfo Alonso, ha señalado a Europa Press que la resolución de la jueza le "parece muy ponderada" y se ha mostrado "de acuerdo con ella".
El Juzgado de Primera Instancia número 3 de Granada también ha recibido en las últimas horas un escrito de los representantes legales de Juana Rivas en el que se oponen a la ejecución de la sentencia por la que tiene que entregar a sus dos hijos de once y tres años al padre --condenado en 2009 por un delito de lesiones en el ámbito familiar contra ella-- para que regresen a Italia, donde tienen fijada su residencia habitual. La jueza ha dado traslado a las partes de este escrito para que contesten en un plazo de cinco días.
Las asesoras legales de Juana Rivas opinaban esta mañana que el apoyo legal anunciado por la Junta de Andalucía ofrecía "buenas perspectivas" al caso y confiaban en que el juzgado decretara la suspensión de la ejecución de la sentencia para que esta madre de Maracena, que sigue en paradero desconocido, "durmiera esta noche en casa con sus hijos sin problemas legales", lo que finalmente no se ha materializado.