Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Caso Nóos: Un año desde el comienzo del juicio y aún no hay sentencia

Hace justo un año que comenzó el juicio más mediático, el del caso Nóos. Vimos por primera vez a una infanta de España, Cristina de Borbón, y a su marido, sentados en el banquillo de los acusados. Todavía hoy no hay sentencia. La ponente del juicio, Samantha Romero, dada la complejidad del caso, hay 17 imputados, tuvo que pedir una prórroga extraordinaria para redactar la sentencia.

Algunas discrepancias entre las magistradas han retrasado la sentencia que se esperaba para finales de 2016. Sin embargo, la ponente, Samantha Romero, dada la complejidad del caso pidió ampliar de forma extraordinaria su periodo de dedicación exclusiva al caso para redactar la sentencia.
Así, la jueza tiene hasta marzo para redactar la sentencia que podría llevar a la cárcel al yerno del rey, Iñaki Urdangarin. La Fiscalía pide para él 19 años y medio de cárcel. Para la infanta Cristina, sólo la acusación ejercida por Manos Limpias pide ocho años de prisión. Su defensa espera que la sentencia sea favorable para Cristina de Borbón y quede en una multa.
Urdangarin y su socio, Diego Torres, para quien piden 16 años y medio de cárcel, están imputados por hacerse con 6,2 millones de euros de dinero público de Baleares, Madrid y la Comunidad Valenciana supuestamente destinados al Instituto Nóos para organizar eventos deportivos.
Desde que el 11 de enero arrancase el juicio, además de los 17 acusados de la causa comparecieron más de 300 testigos y numerosos peritos cuyo interrogatorio fue dirigido a esclarecer el supuesto desvío de 6,2 millones de euros de Baleares, Madrid y la Comunidad Valenciana a través de los distintos eventos organizados por el Instituto Nóos, y cuyo coste fue notablemente inferior a los fondos abonados por las Administraciones.