Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La investigación descarta que Coulibaly tuviese vínculos o infraestructura en España

Amedy Coulibaly y Hayat BoumeddieneEFE

Los investigadores españoles detectan que Coulibaly sólo permaneció en España el día 2 y que viajó con el objetivo de que su mujer tomase el avión a Turquía. Las autoridades españolas descartan que tanto el terrorista como el resto de personas con las que coincidió en el aeropuerto de Madrid Barajas tuviesen contactos con otros terroristas o infraestructura estable en territorio español.

Las pesquisas llevadas a cabo en los últimos días por las autoridades españolas en torno a la presencia en España del yihadista francés Amedy Coulibaly se inclinan por descartar que tanto el terrorista como el resto de personas con las que coincidió en el aeropuerto de Madrid Barajas tuviesen contactos con otros terroristas o infraestructura estable en territorio español.
Esta es la tesis que le han trasladado ya los investigadores españoles a sus colegas franceses sobre el viaje que realizó el yihadista al que se le atribuye el asesinato de una policía municipal y cuatro ciudadanos en un supermercado de París.
Las conclusiones de la investigación se inclinan por que Coulibaly, su mujer Hayat Boumeddiene, y el resto de personas a las que se aprecia en las imágenes del grupo tomadas en el interior del aeropuerto se desplazaron a Madrid con el único objetivo de tomar sus vuelos dirección a Turquía para cruzar la frontera con Siria días más tarde.
Llegados desde fuera de España
En concreto, en esas imágenes se aprecia a Coulibaly, su mujer, y otras tres personas. Una de ellas es un joven de 23 Mehdi Sabri Belhoucin (identificado por las autoridades turcas) y otras dos personas más. Todos ellos llegaron desde fuera de España para viajar desde Barajas. La mujer y el joven tomaron un primer vuelo con destino a Estambul y los otros dos lo hicieron en un vuelo posterior.
Fuentes de la lucha antiterrorista advierten de que es habitual que los radicales que dan el paso de trasladarse a Siria o Irak lo hagan desde países distintos a los suyos para pasar desapercibidos y no encontrarse con problemas en los aeropuertos.
En el registro de llamadas realizadas por Coulibaly con su teléfono móvil durante su presencia en España, tan sólo figuran unos pocos números y todos ellos son franceses. No se puso en contacto con ninguna persona con un terminal español.
Además, en las investigaciones realizadas tampoco consta que ninguno de ellos llegase a alojarse en ningún hotel o pensión en España. Las mismas fuentes consultadas se muestran seguras de que Coulibaly y su mujer tampoco se alojaron en ningún piso de conocidos en España.
Unas horas en España
Pese a que en un primer momento, a raíz de los datos facilitados por Francia, se pensó que Coulibaly podría haber pasado varios días en España, el rastro de su presencia se limita al día 2 de enero por lo que tan sólo habría permanecido unas horas en suelo español.
Tras dejar a su mujer en el aeropuerto, emprendió el camino de vuelta a Francia en el mismo coche con el que había viajado. Se trata de un vehículo alquilado que devolvió el día 6 de enero. Dos días después, el 8 de enero, cometió el asesinato de la policía municipal en París y al día siguiente asesinó a cuatro rehenes tras atrincherarse en un supermercado donde finalmente murió abatido por disparos de las autoridades francesas.