Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un inmigrante aparece muerto tras una nueva avalancha sobre Melilla

Valle de MelillaEFE

Un inmigrante ha muerto en la avalancha protagonizada este jueves por un grupo de alrededor de 125 subsaharianos, de los que unos 40 han logrado entrar, entre ellos el ahora fallecido. La primera hipótesis apunta a que pudo padecer un ataque al corazón tras una parada cardiorrespiratoria, según ha señalado en rueda de prensa el delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani.

Se trata de la cuarta intentona de entrada masiva de 'sin papeles' sobre la doble valla que separa Melilla de Marruecos en esta semana: las dos primeras la madrugada del martes, con más de 500 inmigrantes, de los que entraron alrededor de un centenar; la tercera la madrugada del miércoles, con unos 200, de los que pasaron unos diez; y la cuarta, la madrugada de este jueves, con 125, de los que unos 40 sortearon tanto a las fuerzas de seguridad marroquíes y españolas, así como la doble alambrada de seis metros de altura cada una.
En este última, no obstante, se ha producido un muerto, una circunstancia que no ocurría desde la crisis de la valla de 2005 en Ceuta y Melilla, donde fallecieron diez inmigrantes en las avalanchas que se registraron desde el 29 de agosto de 2005 al 6 de octubre del mismo año.
El delegado del Gobierno ha informado que el cuerpo sin vida del subsahariano fue hallado por un agente de la Guardia Civil sobre las dos de la madrugada y no presentaba signos de violencia, por lo que se sospecha que pudo morir de una parada cardiorrespiratoria, aunque será la autopsia que se la realizará la que determinará las causas finales de su fallecimiento.
Abdelmalik El Barkani ha indicado que el hombre iba indocumentado, por lo que se desconoce su nacionalidad, aunque se sabe que es de alguno de los países del área subsahariano y que podría rondar los 30 años de edad.
El representante gubernamental ha señalado que podría haber formado parte del grupo de unos 125 que han protagonizado este jueves una nueva avalancha y sería uno de los 40 que logró pasar a Melilla.
Palos piedras y armas blancas
Por otro lado, El Barkani ha aprovechado su comparecencia, convocada para hablar de inmigración antes de que se produjera el fallecimiento de dicho inmigrante, para demostrar con fotografías y videos la "violencia" que vienen empleando últimamente los subsaharianos para acceder a la ciudad española.
A diferencia de lo que ocurriría hasta hace poco, en los que estos venían únicamente portando unas escaleras de madera para saltar las vallas, ahora, ha denunciado el delegado, portan palos, piedras y en algunos incluso armas blancas.
El Barkani ha destacado que además están los intentos de "chantajes emocionales" para no ser interceptados cuando llegan en patera, como ocurrió este lunes, cuando dos mujeres amenazaron con lanzar a dos bebés al mar si eran interceptados, o el patrón de la embarcación, que amenazó con una garrafa de gasolina y un mechero con quemar la patera con sus 17 ocupantes a bordo. Todos los 'sin papeles' llegaron finalmente hasta la orilla, aunque varios fueron puestos a disposición de un juez, que decretó el ingreso en prisión del patrón y la libertad pero con cargos para las dos mujeres que quisieron tirar al mar a dos bebés.
El delegado del Gobierno en Melilla ha insistido en subrayar que "no van a consentirse las novedosas prácticas de amenazas y presión a las fuerzas de seguridad del Estado que vienen protagonizando últimamente, y en mayor medida, los inmigrantes que intentan acceder a Melilla".