Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mas califica de "impropio" el proceso contra Homs y acusa al Gobierno judicializar una cuestión política

Defiende que la consulta fue un acto democrático y que el proceso de desconexión continúa en Cataluña
El expresidente de la Generalitat de Cataluña Artur Mas, ha calificado este lunes de "insólito e impropio" que Francesc Homs preste declaración ante el Tribunal Supremo por su implicación en la consulta catalana del 9-N y ha espetado que el "orgullo" del actual gobierno le impide "sentarse y dialogar", algo que, según defiende, es lo que debería hacer un ejecutivo en democracia.
Mas, que ha llegado poco antes de las 11.00 de la mañana al alto tribunal junto con numerosos miembros del Partit Demòcrata Català (PDC) para arroparle en su declaración ante el magistrado, ha afirmado que la consulta de 2014 fue un acto "plenamente democrático y pacífico" celebrado a petición de la ciudadanía catalana, que "masivamente" demandó la votación.
"Ayudamos a poner las urnas y la jornada fue cívica, festiva y absolutamente democrática. Aquí no está en juego solamente la independencia de Cataluña, porque esto se debe resolver en una consulta definitiva, sino que aquí lo que está en juego es la democracia misma y la calidad democrática de un Estado que recurre a la Fiscalía y tribunales en vez de sentarse a una mesa, hablar civilizadamente con la gente y llegar a acuerdos si es posible" ha afirmado.
EL PROCESO DE DESCONEXIÓN CONTINÚA
El expresidente de la Generalitat ha asegurado que se trata de una causa "política" y se ha remitido a la querella impuesta contra su persona, la exvicepresidenta catalana Joana Ortega y la exconsellera de Educación Irene Rigau, en noviembre de 2014 por la Fiscalía General del Estado en la que se les acusa de desobediencia grave, prevaricación, malversación y usurpación de funciones.
Al respecto ha reconocido que "habrá juicio penal para los tres" por "escuchar y obedecer a la sociedad catalana que masivamente había pedido en la calle y en las urnas que se celebrara la consulta". "Si escuchar a la gente es un delito, tenemos un problema y muy gordo", ha agregado Mas quien ha aclarado que la deriva soberanista continúa porque la base del país les pide que prosigan "pacífica, democrática y civilizadamente".
Por su parte, la consellera de Presidencia de la Generalitat, Neus Munté, ha asegurado que Homs declara "tristemente" por "haber contribuido a mejorar la democracia y dar voz" a los ciudadanos de Cataluña. Así, ha recalcado que buena muestra de la "baja calidad democrática" es la representación transversal de políticos que apoyan al exconseller catalán en su declaración y que las urnas no son el problema sino la solución.
RESPALDO DE ASOCIACIONES CATALANAS
Además de la comitiva política que ha flanqueado al exconseller integrada por miembros de su partido y del PNV, ERC y Podemos, representantes de diversas asociaciones sociales y culturales han mostrado su respaldo a Homs y han emplazado al Ejecutivo en funciones a que abra una vía de diálogo en torno a la deriva soberanista de Cataluña.
Es el caso de Neus Lloveras, presidenta de la Asamblea de Municipios Independentistas (AMI), quien ha aseverado que a Homs se le cita a declarar por haber ejercido la democracia y que quieren poner en marcha una república catalana donde este valor "sea una realidad".
El presidente de Òmnium Cultural,*Jordi Cuixart, ha reincidido en que los conflictos políticos se solucionan negociando y preguntando a la ciudadanía y confiesa no entender cómo el Estado español insiste en querer judicializar un contencioso político que se debería resolver en una mesa de diálogo.
Así, ha dicho que el referéndum cuenta con el apoyo de más del 80 por ciento de la sociedad catalana y que el "gran acuerdo de país" del que goza Cataluña no se puede ver cuestionado por el alto tribunal que, según aclara "está desligitimado y no tiene ningún tipo de independencia".
En la misma línea se ha pronunciado el presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sànchez, quien reconoce que Homs comparece por haber facilitado que la ciudadanía de Cataluña "hablara a través de las urnas" y que la única sentencia que se debe aceptar y van a respaldar es la que resulte de la votación de los catalanes.