Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ignacio González se niega a declarar y aguarda desde el calabozo la citación del juez

Desde la pasada madrugada lleva encerrado Ignacio González en el calabozo de Tres Cantos, y ahí seguirá también durante esta noche. Concretamente, en una celda individual, de 6 metros cuadros y sin ventanas.

El expresidente de la Comunidad de Madrid no ha querido declarar y se reserva para este viernes, cuando le cite el juez y decida su destino.
A las dependencias de la Guardia Civil llegaron también las cajas cargadas de documentos y, papeles incautados en horas y horas de registros.

El último fue en su despacho de Madrid, mientras el propio González presenciaba como los agentes de la UCO buscaban, durante cinco horas, pruebas sobre su supuesto enriquecimiento a través de la gestión del Canal de Isabel II.

No obstante, el registro más largo fue en su casa, que se prolongó más allá de las 10 horas. Fue minucioso, pero el expresidente madrileño ya estaba alerta de que el cerco contra él se estrechaba. Un alto cargo del Ejecutivo le dio el aviso hace dos meses. Lo cuenta ‘El Español’. Esa alerta de su detención provocó que González cambiase sus hábitos de comportamiento y tomase precauciones sobre todo en sus comunicaciones, porque según ese diario también sabía que sus teléfonos estaban pinchados.
Incluso llegó a dormir fuera de casa. Al parecer la noche previa a su detención fue una de ellas.