Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La gestación subrogada abre un debate ideológico en el PP, con partidarios y detractores movilizados ante el congreso

La exdiputada Lourdes Méndez registra con otros tres exparlamentarios una enmienda contra los "vientres de alquiler"
Miembros del PP partidarios y detractores de la gestación subrogada se están movilizando ante el XVIII Congreso Nacional del partido para captar apoyos en favor de sus tesis. De hecho, su regulación o mantener su prohibición ha abierto un debate ideológico en el seno de la formación, al que se tendrá que buscar una salida en el cónclave que los 'populares' celebran en Madrid en febrero.
En concreto, este debate tendrá lugar en el marco de la ponencia social que ha coordinado el vicesecretario de Sectorial, Javier Maroto, que se ha mostrado partidario de la gestación subrogada pero no ha incluido este asunto en el documento.
Sin embargo, las enmiendas registradas a favor y en contra abrirán un encendido debate el sábado 11 de febrero en comisión. Las enmiendas que logren ahí el apoyo del 30% de los compromisarios pasarán al pleno del congreso.
"UNA FORMA DE EXPLOTACIÓN DE LA MUJER"
La exdiputada y exportavoz de Asuntos Sociales del PP, Lourdes Méndez, ha registrado una enmienda conjunta con otros tres exparlamentarios del partido contra los "vientes de alquiler". Junto a ella la firman el exconsejero de Educación y exdiputado en la Asamblea de Madrid Luis Peral, el exsenador José Luis Sastre y el exdiputado Javier Puente.
Todos ellos forman parte del grupo de cargos del PP que se opusieron a la reforma de la ley de plazos en 2015 promovida por el PP --limitada al consentimiento paterno a las menores de 16 años-- por entender que esa reforma del aborto suponía incumplir el programa electoral del partido. Varios de ellos quedaron después fuera de las listas electorales.
En su enmienda, piden que en la ponencia social del PP conste la prohibición de la práctica de "los vientres de alquiler" por ser un "atentado a la dignidad de las mujeres, una forma de explotación de las mujeres y que convierte a los niños en mercancía".
En declaraciones a Europa Press, Méndez ha recalcado que la maternidad subrogada está "expresamente prohibida en la mayoría de los países europeos, incluyendo a Francia, Italia, Alemania, Suiza, Austria, Suecia y Finlandia". Es más, ha recordado que el Consejo de Europa y el Parlamento Europeo han aprobado iniciativas contrarias. "Estamos ante un hecho claramente contrario a la ecología humana", ha enfatizado.
Méndez está convencida que hay "bastantes" compromisarios que apoyarán su enmienda y está dispuesta a explicar sus tesis a todos aquellos que quieran oírlas. "En muchos países, la gestación subrogada se encuentra unida a las redes de prostitución, ofreciendo a las mujeres un trabajo respetable o el pasaporte a cambio de la subrogación", ha proclamado.
Prueba de que este asunto está generando debate en las organizaciones territoriales es que el Foro de la Familia de Baleares ha pedido hoy a los compromisarios de las islas que en el congreso del PP voten a favor de la prohibición de la maternidad subrogada al entender que representa una "nueva forma de esclavitud de la mujer".
UNA LEY DE GESTACIÓN SUBROGADA
Por el contrario, hay varias enmiendas en sentido contrario pidiendo su regulación, según confirmó hace unos días el propio Javier Maroto, que recordó que en el último año en España se han registrado más niños a través de gestación subrogada que por adopción internacional. "Los niños están llegando se regule o no", advirtió, para añadir que es importante hablar de "los derechos y deberes que esos menores tienen en el país".
Una de esas enmiendas a favor es la del concejal del Grupo Popular del Ayuntamiento de Sevilla, José Luis García, que propone "una ley de gestación subrogada". Según ha manifestado, hay "muchas familias que desean tener un hijo pero por diferentes circunstancias les es imposible".
Por eso, aboga por abrir un debate "amplio y de consenso" para hacer una ley de gestación subrogada, que permita a esas familias "obtener de manera altruista una madre gestante, que en todo momento estará protegida en todos los aspectos relacionados con la salud, protección jurídica, laboral y del menor".
A su entender, la sociedad española ha cambiado y evolucionado y son muchos los españoles que salen fuera de España para llevar a cabo este tipo de gestación. "Es por ello que sería mucho mejor llevarlo a cabo en nuestro país con todas las garantías sanitarias, legales y laborales", ha recalcado García, que ha presentado otra enmienda para crear una ley de igualdad del colectivo LGTB que regularice la situación de los trabajadores del sexo.
ESPERANZA AGUIRRE Y CIFUENTES, A FAVOR
La última en terciar en este debate ha sido la portavoz del Grupo Municipal del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre, que se ha mostrado "a favor" de la gestación subrogada, ya que, "soluciona los problemas de mucha gente". "Yo no estoy en contra en absoluto. Sé que es muy polémico, pero estoy a favor", dijo este martes.
También la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, es partidaria de su regulación y, de hecho, se sumó a la proposición no de Ley (PNL) de Ciudadanos para que el Ejecutivo central regule esta práctica. Sin embargo, la votación de esa iniciativa 'rompió' al PP en la Asamblea, ya que varios diputados no acataron la disciplina de voto.
LA MINISTRA DE SANIDAD NO TIENE CLARA SU REGULACIÓN
Por su parte, la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Monserrat, defendió el pasado 10 de enero que los partidos políticos realicen una reflexión interna sobre la maternidad subrogada antes de proceder a su regulación en España.
Monserrat admitió "no tener claro como persona" qué hacer y por ello se mostró a favor de regular a todos los partidos políticos antes de tomar una decisión al respecto. "Los partidos no tienen hecho un debate interno porque es una cosa compleja y tienen que discutir entre ellos qué quieren hacer y luego decidir entre todos", apostilló.