Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las galletas de Granados

Centrado en limpiar su imagen... Sólo 4 horas después de abandonar la cárcel Granados se va a OK Diario. Su único reconocimiento, la cuenta en Suiza. Delincuencia de bajo nivel, dice, como el millón de euros que la Guardia Civil encontró en casa de sus suegros.
De los 7 delitos que se le imputan, nada de nada. De la cárcel, un sinfín de anécdotas empezando por el principio, cuando estuvo en el calabozo a base de zumos y galletas durante cuatro días, y las risas de quienes le custodiaban. En la cárcel más episodios relacionados con la comida como los menús de navidad que anunciaban marisco y resultaban ser palitos de cangrejo con lechuga.
Tampoco olvida el día de la inauguración y lo que le dijo Rubalcaba al ver el kit mensual de los presos. El entonces ministro de Interior se preguntaba lo que se debía sentir al recibirlo. Granados lo ha recordado 32 veces, los meses que ha pasado allí.