Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

20N.- Felipe González, arrepentido de haber mantenido las escuelas concertadas

Ex presidente del Gobierno Felipe GonzálezEFE

"Algunos errores hemos cometido", indica sobre el mantenimiento de los conciertos a la privada

El expresidente del Gobierno Felipe González ha admitido este viernes que uno de los errores que cometió durante su etapa en La Moncloa fue mantener los conciertos educativos para centros de titularidad privada.
"Algunos errores hemos cometido", entre ellos el mantenimiento de la escuela concertada, ante la deriva que han tomado este tipo de centros, ha asegurado en un mitin en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) ante un entusiasmado público formado por más de 3.500 militantes y simpatizantes, en el que ha arropado a la ministra de Defensa y cabeza de lista del PSC por Barcelona, Carme Chacón.
Según González, lo que tendría que haberse hecho es financiar la escuela pública con los recursos de la administración, "y quien quiera escuela privada que se la pague" en su integridad, y no parcialmente como ocurre en el caso de los centros concertados.
Ha contrastado el modelo que defienden los socialistas con el del PP y ha recordado que los populares quieren segregar "niñas y niños, inmigrantes y no sé qué, ricos y pobres" entre centros públicos y concertados.
Tras admitir que habla con total libertad, González ha hecho una encendida defensa de la sanidad pública, en contra de la opción privatizadora y liberalizadora por la que, a su juicio, opta la derecha.
González ha indicado que en España la sanidad pública supone un coste del 7% de su PIB, mientras que en un país donde no existe red pública, como Estados Unidos, se gasta el 17% del PIB en sanidad, más del doble, y además el sistema no es universal y excluye a 50 millones de estadounidenses más desfavorecidos.
"Hagamos lo que sea, incluso subir los impuestos, para mantener la sanidad", ha asegurado González, indicando que durante sus años de Gobierno se incrementó la presión fiscal, al igual que también crecía el índice de riqueza por habitante.
Tras recordar al ex ministro del PSC y víctima del terrorismo etarra Ernest Lluch, González ha recordado que cuando ganó el PSOE en 1982, no había una red sanitaria de utilitzación pública, y entonces, la renta per cápita era de 5.000 dólares, cinco veces menos que la actual.