Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detienen en Málaga a uno de los mayores falsificadores del mundo

La Guardia Civil ha cerrado este martes el lucrativo negocio de un ciudadano de origen italiano afincado en Málaga que, al menos desde 2014, se dedicaba a vender por Internet productos falsificados de grandes marcas. En la operación, bautizada 'Student', ha colaborado la agencia Europol, ya que la red de oferta, venta y distribución tenía conexiones internacionales con Alemania, Italia, Holanda, Reino Unido, EEUU, Brasil y Hong Kong.

Se trata de uno de los mayores distribuidores de productos falsificados de primeras marcas como Levi Strauss, Tommy Hilfiger o The North Face. Una de las marcas de prendas deportivas más conocidas a nivel internacional le considera su principal amenaza, debido al volumen de venta que facturaba. Se calcula que, solo a esta marca, ha causado un perjuicio económico cercano a los dos millones de euros.
La detención se llevó a cabo en Benahavís, una localidad malagueña separada por 20 kilómetros de Marbella. En el registro del domicilio se han intervenido muestras de estos producto falsificados y diverso material informático utilizado para los fines delictivos. Además, se ha procedido al bloqueo de distintos bienes muebles e inmuebles adquiridos en territorio nacional y de los productos y cuentas bancarias.
En un comunicado, la Guardia Civil ha puesto en valor una operación liderada por la comandancia de Málaga con la que se ha puesto "freno a uno de los mayores delincuentes en el ámbito de la Unión Europea dedicados a la venta al por mayor de falsificaciones por medios informáticos".
CALIDAD EXCELENTE
En relación con la mercancía falsificada que se ofertaba, los agentes han destacado su calidad "excelente", lo que ayudaba a que pasara completamente inadvertida como falsificación para el comprador de la misma, a pesar de que se abarataba el coste en torno a la mitad, o incluso menos, con respecto al producto original.
La Guardia Civil comprobó que el detenido disfrutaba de una alta calidad de vida y sospechó de que estaría cometiendo un delito de blanqueo de capitales al constatar que no realizaba declaraciones societarias o físicas en España. Además, la investigación detectó sociedades suyas afincadas en países extracomunitarios como Hong Kong o Brasil utilizadas para la canalización de los beneficios económicos obtenidos con la actividad criminal.