Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El extesorero del Alianza Popular dice que se empezaron a financiar con "amigos" y que sólo hubo una contabilidad

El que fuera tesorero de Alianza Popular entre 1982 y 1987 Ángel Sanchís ha explicado este jueves en el Congreso que la formación que fundó Manuel Fraga se empezó financiando con aportaciones de "amigos", pero que sólo hubo una contabilidad durante el tiempo que él estuvo en el cargo.
Así lo ha detallado durante su comparecencia ante la comisión que investiga la presunta financiación ilegal del PP y ante las preguntas que le han formulado los comisionados. Sanchís ha contestado a todas las cuestiones, algunas incluso en contra del criterio de sus abogados, puesto que está acusado en la primera parte de la trama 'Gürtel' y podría haberse acogido a su derecho a no contestar.
El extesorero ha explicado que cuando Fraga creó Alianza Popular no tenían "un duro" y comenzaron a financiarse a través de sus propias aportaciones y las donaciones de "amigos" y "amigos de amigos". "Yo conocí a Fraga cuando ni siquiera existía Alianza Popular y empecé a ayudar a financiarlo. No había dinero y lo financié desde el primer momento", ha asegurado, en respuesta a las preguntas del diputado socialista, Felipe Sicilia.
"Estábamos en la indigencia. Yo pagaba la luz muchos meses", ha asegurado para añadir que, por ello, realizaban reuniones de "amigos", algunos empresarios y otros no, a los que pedían ayuda, pero "como particulares".
"Ahí pedíamos financiación a título personal. Teníamos muy poco poder por aquel entonces. Quienes tenían dinero era quienes estaban en el poder, como el PSOE y otros", ha señalado, para añadir que dejó de pedir fondos "a particulares" cuando dejó de ser tesorero.
NO LE DABAN IMPORTANCIA
Sanchís también ha explicado que en otra ocasión decidieron enviar "unos cientos de miles de cartas a cientos de españoles para pedirles dinero". "Pedíamos donaciones de 10.000 pesetas máximo", ha precisado.
En cuanto a la campaña de 1986 y el exceso de fondos que utilizaron y no declararon según el Tribunal de Cuentas, Sanchís ha asegurado en un primer momento que no se acordaba de si habían rebasado o no el límite que marcaba la ley, aunque después ha acabado reconociéndolo. "Lo rebasaríamos. Tendrá usted razón", ha asegurado, ante la insistencia del diputado socialista.
Eso sí, ha señalado que en aquel momento no le dieron "ninguna importancia a ese tema porque era lo común. "No tuvo ninguna trascendencia. Fue así y así fue", ha zanjado.
((SEGUIRÁ AMPLIACIÓN))