Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El expresidente murciano, ante el juez por la trama Púnica

A las diez de la mañana en el Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia. Esta es la ineludible cita a la que debe acudir el expresidente murciano, Pedro Antonio Sánchez. Está llamado a declarar como investigado por los presuntos delitos de fraude a ente público, cohecho y revelación de información reservada relacionados con la rama murciana de la trama Púnica. El tribunal quiere saber si en 2014 Pedro Antonio Sánchez, entonces consejero de Educación, desvió dinero de cursos de formación a empresas de la trama para mejorar su imagen en internet. Causa que se une a la del caso Auditorio, por el que también está imputado el expresidente, de supuesta corrupción urbanística cuando era alcalde de la localidad de Puerto Lumbreras. Sánchez dimitió de su cargo al frente del Gobierno regional el pasado 4 de abril, aunque continúa siendo el presidente del PP en la Región y diputado. Desde la oposición, el portavoz socialista le pide que entregue su acta al estar imputado por un total de siete delitos de corrupción.