Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los alumnos transexuales podrán usar aseos y vestuarios acordes a su identidad sexual

La Consejería de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía ha publicado este jueves en boletín oficial la orden que da rango normativo y oficial al protocolo de actuación de identidad de género. El protocolo, vigente 'de facto, ' establece medidas que favorecen la integración del alumnado transexual andaluz como la posibilidad de usar los aseos acordes con su identidad sexual, así como la vestimenta con la que se identifique.

En el protocolo de identidad de género, entrará en vigor desde este viernes, se incluye garantizar la libertad en el uso de la vestimenta con la que el estudiante se sienta identificado.
Por otra parte, en los casos en los que el centro no disponga de aseos o vestuarios unisex, se garantizará que el alumnado transexual tenga acceso a las dependencias que le correspondan de acuerdo con su identidad de género.
Respecto al código de vestimenta, si en el centro educativo en cuestión es obligatorio vestir un uniforme diferenciado por sexos, se reconocerá el derecho del escolar a vestir con ropas o uniforme femenino o masculino, en función de la identidad manifestada.
En este patrón de actuación se establece asimismo que, en los casos en que se requiera, la comunidad educativa del centro escolar se dirija al alumno o alumna con el nombre que acuerde la familia con la dirección del colegio o instituto, independientemente de su filiación oficial.
También se adecuará la documentación administrativa del centro --listas de clase, boletín informativo de calificaciones, carnet de estudiantes, etcétera-- en aquellas situaciones en las que se estime conveniente, considerando el género con el que se siente identificado el alumno o alumna, pese a que los documentos oficiales, por imperativo legal, deben mantenerse con los datos iniciales hasta alcanzar la mayoría de edad.
Por último, otra de las medidas previstas en el documento es que se eviten realizar actividades diferenciadas por sexo en los colegios: si pese a todo éstas estuvieran suficientemente justificadas, se tendrá en consideración el género manifestado por el afectado.
ACCIONES DE SENSIBILIZACIÓN Y FORMACIÓN
Todas estas medidas de carácter organizativo vendrán precedidas de un proceso previo de identificación y definición, en el que las propias familias, el propio alumno si éste es mayor de edad o el profesorado pueden poner la situación en conocimiento de la dirección del centro, al objeto de activar un procedimiento de entrevistas y orientación.
Todo ello, siempre al objeto de establecer orientaciones y pautas de intervención para una adecuada atención educativa al alumnado, así como garantizar el libre desarrollo de su personalidad.
Además, se pretende facilitar procesos de inclusión, protección, sensibilización, formación y asesoramiento al alumnado, a sus familias y al profesorado.
También se prevén acciones de sensibilización y formación entre la comunidad educativa, así como de colaboración con instituciones. Para que todo el protocolo pueda ponerse en marcha, la Consejería, en un ámbito de garantía normativa, modifica la orden de junio de 2011, que regula otros protocolos relativos a convivencia en los centros docentes sostenidos con fondos públicos, introduciendo este nuevo patrón.