Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Esperanza Aguirre, el final de una larga y polémica carrera política

Genio y figura. Esperanza Aguirre y Gil de Biedma, condesa consorte de Bornos, por tanto casada y con dos hijos. La conocimos en 1996 cuando Aznar la nombró ministra de Educación Cultura y Deporte. Su paso por el Ministerio le valió muchas críticas e incluso chistes y viñetas. Entre lágrimas fue como le cedió el puesto a Mariano Rajoy tres años después, para convertirse en la primera mujer presidenta del Senado. Durante otros tres años empezó a pisar fuerte en la política nacional, pero su momento la estaba todavía esperando.


En 2003 se convirtió en la primera mujer al frente de la Comunidad de Madrid, gracias al conocido Tamayazo; dos diputados tránsfugas del PSOE facilitaron su llegada al Gobierno, y así comenzó su carrera al éxito.


En el camino tuvo alguna caída, como el accidente de helicóptero en Móstoles, del que salió ilesa junto a Rajoy, al que se llegó a plantear disputarle el puesto.


También se libró de los atentados de Bombay de 2008.


Victoriosa en tres elecciones autonómicas, en 2012 se despidió de primera vez de la política a causa de una enfermedad, aunque manteniendo la presidencia del PP madrileño.


Crítica con la corrupción en su partido, llegó a presentarse como la abanderada contra la trama Gürtel.
En las pasadas elecciones municipales volvía como candidata. No le hizo bien la denuncia por mal estacionamiento en carril bus, con huida, archivada después por el juez.
Aguirre ganó las elecciones, pero un acuerdo entre PSOE y Ahora Madrid la dejaron fuera. Aun así, se mantuvo dispuesta a mantenerse en la brecha, aún con colabores estrechos entre rejos.
Un camino que ha finalizado hoy. “Dimito del cargo político que ostento; concejal del Ayuntamiento de Madrid y portavoz del grupo municipal popular”, anunciaba, en un adiós motivado tras la detención del que fuera su número dos, Ignacio González, como parte de la ‘operación Lezo’, que investiga el desfalco del Canal de Isabel II durante la gestión de éste.