Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se acabó la pesadilla, Jimena y su novia ya están en casa

A las dos de la pasada madrugada llegó a Torrox el coche con Jimena y su pareja. Tamara Romero, la portavoz de la familia, avisó de que están muy cansadas.  Salieron cogidas de la mano. Shaza, la chica egipcia, se tapó la cara; pero Jimena decidió hablar. La hispano argentina se reencontró con su hermana, se abrazaron y entraron a casa. 

Fue la última parada del largo y peligroso periplo que han vivido Jimena y su novia Sasha. Ambas se conocieron en Dubái y se enamoraron. Después se trasladaron a Londres. Shaza le habló a su familia la relación. Su padre le convenció de que fuera a visitarles a Dubai diciéndole que su madre estaba enferma. Las dos chicas viajaron al país, y allí vieron que les habían engañado y que estaban en peligro. Huyeron a Georgia. El padre de Shaza les siguió hasta allí y les rompió los pasaportes. Consiguieron viajar en autobús hasta Samsun, en Turquía, y de allí a Estambul. En esa ciudad turca fueron retenidas durante 72 horas por estar sin documentación. Finalmente pudieron viajar a Barcelona, y de allí, esta noche, hasta Torrox, en Málaga. 

Ahí ha acabó la madrugada y una aventura que les podía haber costado muy caro. El país donde vive la familia de Shaza, Dubái, es uno de los 13 países que contemplan pena de muerte para los homosexuales. En total son 75 los países en donde la homosexualidad es ilegal. No sólo eso. Forma parte de los trece estados que además de prisión, contemplan pena de muerte para los homosexuales.