Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La familia española de Maloma señala los 18 meses de "secuestro" y el "completo fracaso" del Gobierno

La familia española de Maloma Morales de Matos, la joven natural del Sáhara Occidental y nacionalizada española al ser adoptada por este matrimonio de Mairena del Aljarafe (Sevilla), ha manifestado que este lunes se cumplen ya "18 meses de secuestro" de la muchacha en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf (Argelia).
En un comunicado, el padre adoptivo de Maloma, José Morales, expone que son ya "18 meses de privación de libertad, arbitraria e ilegal", porque "aunque Maloma grabase más vídeos diciendo que no está secuestrada, seguiría sin ser creíble, pues sólo se demostrará que puede ejercer libremente sus derechos cuando se encuentre fuera de los campamentos y declare sola, sin presiones y ante la única autoridad competente, que es la española".
"Maloma fue secuestrada y sigue estándolo, porque ni el Gobierno español, ni el argelino, ni el Frente Polisario han cumplido sus obligaciones para la salvaguarda de sus Derechos Humanos, para que ella pueda ejercerlos libremente y decidir dónde, cómo y con quién quiere vivir", insiste José Morales. A tal efecto, avisa de que el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso María Dastis, sigue sin recibirles, pese a sus múltiples peticiones.
"COACCIONADA"
"El Gobierno español no está protegiendo a Maloma", afirma Morales, quien avisa que pese al contenido de los vídeos difundidos con imágenes de Maloma negando una supuesta situación de secuestro, la joven vive en los campamentos de refugiados "bajo una vigilancia extrema, coaccionada y obligada a vivir una vida impuesta, que ya parece haberla convertido en esposa a la fuerza", pues su matrimonio meses atrás habría sido "forzado".
José Morales ha expuesto que tras un mes sin lograr contactar con la joven, el pasado sábado logró hablar con ella, tras "una docena" de llamadas al teléfono móvil de su hermano biológico. De la conversación con la joven, detalla que "siempre acompañada en las conversaciones telefónicas por familiares que hablan español, se mostró distante, respondiendo con monosílabos y eludiendo cualquier pregunta de respuesta más larga".
"Me pregunto si es necesario que ocurra una desgracia mayor para que el Gobierno español se preocupe de verdad por mi hija", lamenta señalando los testimonios de dos jóvenes de origen saharaui que, "tras cinco años retenidas, se sintieron tan desesperadas que intentaron quitarse la vida". En cualquier caso, José Morales opina que la "gestión política" del caso por parte del Gobierno central ha sido "un completo fracaso".
QUE HABLE EN ESPAÑA
La familia española de Maloma, que considera que se trata de un caso de "retención" ilegal, reclama que la joven pueda pronunciarse en España, en plena libertad, sobre qué desea hacer, si residir con su familia biológica o con sus padres adoptivos. Desde que allá por diciembre de 2015 sus padres adoptivos denunciasen la "retención ilegal" de la joven por su familia biológica, en el marco de una visita a los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, en Argelia, el caso ha experimentado no pocos giros.
Y es que si bien la familia española de la joven recuerda que la misma viajó a Tinduf "con billete de vuelta", el pasado mes de febrero circulaba un nuevo vídeo, en el que la propia Maloma negaba que estuviese "secuestrada por el Frente Polisario, por Argelia", por su familia biológica o "por nadie". "Estoy aquí porque yo quiero. Es mi deseo estar una temporada con mi gente", enfatizaba, avisando de que "se está formando una bola increíble" en torno a su situación.
Mientras la joven incluso contrajo matrimonio el pasado mes de marzo en los citados campamentos, con la asistencia del consejero político y cultural de la Embajada de España en Argel, Gerardo Fernández-Gavilanes Díez, la familia española de Maloma insiste en que antes del último vídeo y de la boda, ella misma habría trasladado, mediante una conversación telefónica, "que estaba deseando volver" a España.