Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un nuevo escándalo salpica al primogénito de Jordi Pujol

Hasta cinco veces han tenido que llamar los Mossos d´Esquadra al telefonillo de casa de los Pujol. A la quinta les han  abierto. Era una patrulla rutinaria para comprobar la seguridad en torno al expresident tras varios días intensos a las puertas de su casa. Porque el escándalo Pujol, suma y sigue. El foco se vuelve otra vez hacia el primogénito. La policía rastrea pagos sospechosos de 29 empresas a sociedades vinculadas con él o con su ex mujer. El juez Ruz ya está sobre la pista. En total, 12 millones de euros ingresados al hijo mayor de Jordi Pujol a través de contratos supuestamente ficticios. Se habrían hecho para pagar asesoramientos inmobiliarios que nunca se produjeron. La UDEF ironiza en un informe sobre el inabarcable abanico de conocimientos de Pujol Ferrusola, dispuesto a asesorar en asuntos tan dispares como el negocio de las petrolíferas o la explotación de un club de golf. La expareja tendrá que explicárselo todo a Ruz el lunes que viene en la Audicencia Nacional. El cerco se estrecha en torno a la familia y las fechas clave se acumulan. El ex molt honorable declarará la semana del 22 de septiembre, entre la diada y el 9N.