Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El empresario acusado por Teresa Rodríguez admite los hechos

Manuel Muñoz Medina, acoso Teresa RodríguezFrame Informativos
El empresario y vocal de la Cámara de Comercia de Sevilla, Manuel Muñoz Medina, ha admitido los hechos relatados por la coordinadora general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, y ha dicho sentirse "muy afectado" y "arrepentido" por lo que considera "una broma de mal gusto".
Según el relato de la líder de Podemos en Andalucía, Muñoz Medina se abalanzó contra ella y, "con un empujón", le amordazó la boca con la mano y simuló besarle en los labios "con su mano de por medio".
Muñoz Medina, que no niega los hechos, sí ha indicado a Europa Press que su intención "no era, ni muchísimo menos, la de agredir a esta señora", enmarcando lo sucedido en el contexto de "una broma" por la que pide disculpas "en todos los sentidos y a todos los niveles" tanto a la propia Teresa Rodríguez como a todas las mujeres que puedan sentirse agredidas.
Al respecto, Muñoz Medina recalca que "jamás" ha tenido un problema similar en sus 72 años, definiéndose como "un empresario que adora su profesión" y que consideraba que el día de los hechos "era de tomar una copa con los amigos, estar tranquilos, pensar en el año que viene, en mil cosas... no pensé que esto se iba a llevar a este nivel".
El empresario, que ha insistido en numerosas ocasiones en sus disculpas, ha afirmado taxativamente que "no ha existido nada más, en absoluto se trataba de una muestra de acoso o de machismo". "No estoy acostumbrado a besar a las señoras así: jamás volveré a gastar una broma de tan mal gusto ni a ella ni a ninguna otra mujer", ha dicho.
"No es mi forma. Soy un empresario impecable en todos los sentidos, pensaba que iba a seguir la broma, pero ella lo ha interpretado así y lleva razón: le pido disculpas mil veces, no puedo decir otra cosa, y si hace falta escribir una carta, salir en televisión o ir a verla a Cádiz, lo haré con mucho gusto", ha apostillado.