Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fiscal pide tres años de prisión para el empresario Luis Delso por defraudar a Hacienda 1.377.000 euros

La Fiscalía Provincial de Madrid solicita tres años de prisión para el presidente y vicepresidente de la empresa Isolux Luis Delso Heras y José Gomis Cañete, respectivamente, por un delito contra la Hacienda Pública, han informado Fuentes fiscales.
Al mismo tiempo les reclama una multa del cuádruplo de la cuota defraudada que en el caso de Delso equivale a 5.508.000 euros y en el de Gomis a 9.484.107,76.
Asimismo, el fiscal del caso pide otros tres años y una multa de 5.508.000 euros para María del Carmen Ramírez del Molino, socia también de Isolux. Además, en concepto de responsabilidad civil, se les exige una indemnización a la Hacienda Pública de 1.025.494, 56 euros para Delso y Ramírez y de 1.668.016.06 para Gomis.
El escrito de acusación, al que tuvo acceso Europa Press, señala que Delso, Gomis y Ramírez, "con el ánimo de procurarse un beneficio fiscal ilícito", ocultaron en su declaración de IRPF correspondiente al ejercicio de 2012 los dividendos obtenidos ese mismo año por la sociedad holandesa Construction Investment BV y que ascendían a un total de 5.100.000 euros.
Y es que en dicha sociedad cada uno ostentaba el 25% del capital social, mientras que la otra cuarta parte pertenecía a la esposa de Gomis. Se da la circunstancia de que el vicepresidente de Isolux presentó la declaración conjunta con su esposa por lo que no consta para la Fiscalía que participara o que tuviera conocimiento de los hechos por los que van a ser juzgados los otros tres acusados.
OCULTAR BENEFICIOS
Para ocultar los beneficios al fisco, el 1 de febrero de 2012 los acusados simularon la concesión de un préstamo a los cuatro socios por parte de la sociedad holandesa de 1.300.000 euros que ocho meses más tarde se amplió a otros 3.800.000 euros por lo que el préstamo a cada socio, que debían devolver en un año a unos intereses anuales de Euribor más 0,50% pagaderos a su cancelación, ascendió a un total de 5.100.000 euros a cada uno.
Cuando a mediados de 2014 dio comienzo la actividad inspectora a los acusados se descubrió que el préstamo no había sido cancelado y, sin embargo, a finales de ese mismo año los cuatro procedieron a una cancelación parcial de 1.300.000 euros mediante compensación de créditos.
Ello provocó, a juicio de la Fiscalía, que los acusados incluyeran en su declaración de la renta de IRPF de 2014 las aportaciones devueltas por Construction Investmente BV como consecuencia de la reducción de capital, cuyo importe era "exactamente el mismo" que la parte de parte del préstamo cancelado (1.300.000 euros), "habiendo de esta forma por tanto tributado por esa cantidad de dividendos encubiertos".
La mercantil holandesa es una sociedad patrimonial que detenta el cien por cien del capital social de la mercantil Construction Investent SARL, una sociedad patrimonial luxemburguesa que, a su vez, posee el 53,67% del accionariado del Grupo Isolux Corvan.
Así, a través de estas dos sociedades lo cuatro socios ostentaban el 53,67% de la sociedad española, "de donde procedían los dividendos recibidos". La cantidad de dinero defraudado asciende para Delso y Ramírez a 1.377.000 euros, mientras que para Gomis es de 2.371.026,24 euros.