Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La campaña del 24M coge temperatura

Tercer día de campaña y la temperatura, también la política, sigue subiendo. Así, en caliente, se pide el voto y también, a su manera, se reconocen errores. "Por el hecho de que a veces nos marquemos goles en nuestra propia puerta", decía el ministro de Industria y presidente del PP canario, José Manuel Soria, "¿eso significa que vamos a cambiar de equipo? No podemos cambiar de equipo, porque éste es un equipo extraordinario que aspira ganar la final". "Habremos cometido errores, pero os digo lo siguiente, el Partido Socialista ha aprendido de sus errores", aseguraba el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, para el que gobernar es elegir. Y el PSOE, afirma su líder, elige a la mayoría, que sufre la reforma laboral. "Que el 50% de los trabajadores en nuestro país cobra menos de mil euros. Mariano Rajoy lo que ha hecho es convertir una pesadilla, que era precisamente lo que sufrían muchos jóvenes hace 5, 6 ó 7 años, en un sueño imposible que es el mileurismo". "Es decir, nos están empujando a un mundo donde se vive a salto de mata, donde tenemos que vivir continuamente buscando trabajo para ni siquiera poder llegar a fin de mes". Afirmaba desde Murcia Alberto Garzón, para el que el bipartidismo no va a solucionar. Sí, sin embargo, a juicio del diputado de Izquierda Unida, la convergencia de la izquierda, aunque con un pero. "La unidad popular no es, como algunos políticos están usando, una marca electoral". Críticas a unos y otros que también ha lanzado el presidente de Ciudadanos desde Valencia. A derecha..."Fíjense la paradoja. Los mismos que dicen que todo va bien tienen que esconder sus logos, a su presidente y a sus candidatos. A lo mejor es que no ha ido tan bien". Y a izquierda. "Porque en este país el objetivo no es que haya menos ricos, es que haya menos pobres". Preocupado Albert Rivera, eso sí, en mantener esa confianza que de momento sólo le dan las encuestas.