Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPyD arranca en Madrid la campaña en las que se juega su supervivencia

UPyD presenta su nuevo lema de cara a las próximas eleccionesGtres

Unión, Progreso y Democracia (UPyD) arranca en Madrid la campaña para las elecciones municipales y autonómicas del día 24, en las que la formación se juega su futuro tras la crisis sufrida como consecuencia del mal resultado obtenido en Andalucía.

La portavoz del partido, Rosa Díez, hará la tradicional pegada de carteles de inicio de campaña en la Puerta de Alcalá de Madrid, en un austero acto a pie de calle y lejos de los grandes mítines de los principales partidos. Con él, UPyD quiere recuperar el espíritu de 2008, las primeras elecciones a las que se presentó y en las que consiguió un escaño en el Congreso pese a los malos pronósticos de las encuestas y el masivo apoyo que aún reunían PP y PSOE.
UPyD se juega en estas elecciones su futuro como partido político después de la grave crisis atravesada durante las últimas semanas tras el 'batacazo' electoral andaluz, donde la formación se quedó de nuevo fuera del Parlamento autonómico y no llegó al 2 por ciento de los votos.
Desde la misma noche electoral andaluza empezaron a surgir las críticas de dirigentes de la formación, que iniciaron una crisis que se saldó con la dimisión del diputado y candidato a la Generalitat valenciana, Toni Cantó, las críticas a la dirección de los parlamentarios Irene Lozano y Álvaro Anchuelo y la dimisión de otros cuatro candidatos autonómicos, los de Aragón, Asturias, Castilla y León y Baleares; además de varias dimisiones dentro del Consejo de Dirección.
Las voces críticas pedían responsabilidades al equipo de Rosa Díez por el mal resultado electoral obtenido y un cambio de estrategia para afrontar las próximas citas electorales. Muchos también quieren replantear la posibilidad de un acuerdo con Ciudadanos, partido al que se han sumado algunos de los disidentes de UPyD.
CONGRESO EXTRAORDINARIO
Esta 'rebelión' provocó que Rosa Díez accediera a convocar un Congreso Extraordinario tras las elecciones de mayo. Rosa Díez no ha revelado si optará a seguir liderando el partido, aunque nombró al abogado Andrés Herzog como su 'mano derecha' y éste ya anunció su disposición a tomar las riendas si así lo deseaban los militantes.
Quien sí ha anunciado que se presentará al Congreso extraordinario para liderar un proyecto alternativo es la diputada Irene Lozano, una de las primeras en pedir responsabilidades tras el mal resultado andaluz y que dimitió del Consejo de Dirección.
Pese a este 'huracán', UPyD presenta a las elecciones del día 24 un total de 487 listas electorales, un 42 por ciento más que en 2011, y 9.455 candidatos. Rosa Díez presumió de estos datos, que sostiene que demuestran el "cuajo" de los militantes del partido, dispuestos a dar un paso al frente y comprometerse en primera línea pese a la "crisis" y los momentos de "incertidumbre" que atraviesa UPyD.
UPyD, MOLESTO PARA LOS PODEROSOS
La formación 'magenta' ha limitado a 100.000 euros su presupuesto para estas elecciones, una cifra muy lejos de lo que gastarán los grandes partidos nacionales y 15 veces inferior al de su competidor directo, Ciudadanos.
Según reveló, las malas expectativas que le dan las encuestas le han cerrado el acceso a los créditos de los bancos. Rosa Díez ha ido más allá este miércoles y ha apuntado que UPyD "ha fastidiado a gente muy poderosa" con acciones como la querella contra los que eran responsables de Bankia cuando la entidad salió a bolsa en 2011 y el partido lo está "pagando".