Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ada Colau “desobedecerá” las leyes que les “parezcan injustas”

Ada ColauReuters

La ganadora de las elecciones locales en Barcelona, Ada Colau, de BComú, que agrupa a Podemos, Esquerra Unida y otras formaciones de izquierda, ha asegurado en una entrevista en El País que los sectores económicos no deberían tenerle miedo. “Son los corruptos y los grandes especuladores” lo que deben temer, asegura la que previsiblemente será alcaldesa de la ciudad condal con el apoyo de PSC y ERC.

Colau admite que, aunque su formación es la fuerza más votada, también “sabemos leer el resultado de las elecciones: ha habido una pluralidad en el consistorio que obliga al diálogo”. “Con 11 concejales”, -señala- “los pactos cuanto más estables mejor. Acabamos de comenzar las conversaciones con PSC y ERC”.
Dispuesta a convocar una consulta sobre la independencia de Cataluña tras el 27 de septiembre, Colau insiste en la entrevista al diario El País en que “si hay que desobedecer leyes injustas, se desobedecen” porque “lo irrenunciable ahora es que la última palabra la tengan los ciudadanos”.
Colau explica que “hay gente como yo que, sin ser independentista ni nacionalista, votamos el doble sí el pasado 9 de noviembre porque entendíamos que hay una situación de bloqueo con el Estado”.
Sobre sus discrepancias con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, que ha dihco públicamente que le preocupa la ciudad con Colau como alcaldesa, la líder de BComú ha dicho que está “dispuesta a recomenzar y creo que la alcaldesa de Barcelona y el presidente de la Generalitat tienen que tener la mejor relación posible y están obligados por mandato ciudadano al margen de partidos”.
A la previsiblemente futura alcaldesa de la ciudad condal no le preocupan las voces críticas que surgen desde la Guardia Urbana –algunos mandos han anunciado su dimisión cuando ella gobierne el Ayuntamiento-. “No es lo mismo lo que puedan decir algunos mandos designados políticamente, que todo el cuerpo”, puntualiza.
Sobre el Mobile World Congress que había cuestionado, Colau ha dicho a El País que estará en la firma del último trámite porque Xavier Trias (CiU), alcalde en funciones, quiere que “estemos todos los grupos”.
A los sectores económicos que se han confesado temerosos con su llegada ella insiste en que solo “los corruptos y los grandes especuladores” son los que deben temer. A las grandes empresas les dice que quieren “que se abran negocios pero que repartan riqueza y que paguen salarios dignos, y tengan horarios razonables que permitan la conciliación”.
Insiste Colau en” revisar grandes adjudicaciones que pueden ser contrarias al bien común” y hará “auditorias en organismos sobre los cuales la ciudadanía tiene la percepción de que no hay transparencia”.
Entiende la ganadora de las elecciones que la situación turística esta “fuera de control en los lugares donde hay más presión turística” y aboga por “una moratoria sobre nuevos hoteles y pisos turísticos, hacer un censo, y hacer una política preventiva antes de que se desmadre como ha ocurrido en Ciutat Vella”.
Por último, Colau insiste en que impondrá multas “cuantiosas y no simbólicas” a los bancos que no colaboren con la mesa de la vivienda y “priorizaran trabajar con las entidades que colaboren con los objetivos de la ciudad”.