Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pachi Vázquez escenifica un posible pacto con el BNG

Debate electoral en Galiciacuatro.com

El candidato del PSdeG a la Presidencia de la Xunta, Pachi Vázquez, ha empleado el segundo debate de las elecciones del 21 de octubre para dejar patente que existen coincidencias en las prioridades políticas que se marcan socialistas y nacionalistas, y así, escenificar ante el electorado las opciones de un posible pacto postelectoral con el BNG, que no obstante, ha evidenciado que sus mínimos pasan por conseguir un concierto económico y mayor soberanía política para Galicia.

"No dude de que vamos a estar de acuerdo, de que vamos a trazar una línea de trabajo conjunto", fue una de las frases con las que Pachi Vázquez ha abierto una vía de acercamiento al aspirante nacionalista, con el que reconoció "coincidir" en puntos como la subida de los impuestos a las rentas altas.
No obstante, las líneas irrenunciables para el BNG, tal y como remarcó Jorquera, pasan por la necesidad de que Galicia cuente con un "concierto fiscal", a semejanza del vasco o del que pide Cataluña, y ampliar el autogobierno para lograr mayores cotas de soberanía. "No hay que tener miedo a la palabra soberanía", ha proclamado el dirigente nacionalista.
Aunque en un tono conciliador, Pachi Vázquez ha contestado a todas las propuestas del Bloque en el ámbito del autogobierno y de la soberanía fiscal apelando al vigente marco constitucional. En todo caso, no se cerró a una reforma de la Carta Magna, siempre y cuando se consiga el consenso de "todas las fuerzas políticas".
DEBATE DE GUANTE BLANCO
Pese a estas diferencias, el primer cara a cara de la historia que enfrenta a los candidatos del PSdeG y del BNG a la Presidencia de la Xunta ha servido para visualizar coincidencias programáticas que establecen las prioridades políticas de ambas fuerzas en la defensa de los servicios públicos y los sectores productivos gallegos. Asimismo, para la creación de empleo, ambos aspirantes apuestan por un instituto de crédito gallego, si bien el Bloque va más allá al definir también la necesidad de crear una banca pública gallega.
De esta forma, Jorquera, sin entrar en un tono combativo con el PSOE, aunque no exento de algunos reproches a la política de José Luis Rodríguez Zapatero, sí ha buscado plasmar ante la audiencia el proyecto diferenciado nacionalista, postulándose incluso como potencial presidente de la Xunta frente a la opción de Pachi Vázquez.
Los reproches a la política lingüística de Alberto Núñez Feijóo también consiguieron aliar a los dos candidatos de la oposición, que coincidieron en comprometerse a derogar el decreto del plurilingüismo si consiguen hacerse con las riendas de la Xunta.
No obstante, el presidente de la Xunta y candidato del PPdeG a la reelección estuvo mucho más presente en el discurso de Vázquez, que comenzó su primera intervención censurando el incumplimiento del déficit o su negativa a reformar el Estatuto de Autonomía.
"A Feijóo lo criticaré mañana", le soltó en un par de ocasiones el nacionalista, tratando de centrar el debate en las condiciones irrenunciables que estipulan los nacionalistas, aunque sin llegar a abordar explícitamente la opción de cerrar un pacto que reedite el bipartito que gobernó la Xunta entre 2005 y 2009.
SIN INTERRUPCIONES
Estas coincidencias en las prioridades expuestas ante el electorado llevaron a un debate más sosegado, sin las interrupciones entre rivales que sí se pudieron ver en la contienda que enfrentó este lunes a Feijóo y a Pachi Vázquez, que parten con las mayores opciones de convertirse en presidente de la Xunta. Así, Pachi Vázquez se afanó en buscar la complicidad de Jorquera, recordando acuerdos en la Cámara gallega entre ambas formaciones, y ha empezado buena parte de sus intervenciones con un "coincido" o con un "no puedo estar más de acuerdo".
Asimismo, el pacto de no agresión entre potenciales socios de Gobierno, que buscaba no beneficiar al enemigo común que socialistas y nacionalistas sitúan en el PP, permitió que no saltasen en el cara a cara los últimos casos de corrupción, algo que, en todo caso, tampoco ocurrió en el debate anterior.
PUNTUALES
Ambos candidatos llegaron puntuales a las horas que habían sido marcadas por los organizadores del debate, de modo que el socialista apareció en la entrada de la CRTVG justo 10 minutos antes de que lo hiciese su contrincante. Aparentemente tranquilos, los dos entraron sonrientes en las instalaciones de los medios públicos gallegos.
En apariencia, las coincidencias acabaron ahí. Porque si bien Vázquez eligió un traje oscuro y una corbata azul --de un tono diferente a la empleada en el debate con Feijóo--, Jorquera optó por una vestimenta más informal. Sin corbata ni traje, sino con unos pantalones de sastre cuyo color combinaba con una americana en un tono gris similar.
Según lo estipulado, ambos comparecieron ante el 'photocall' para dejarse retratar por los fotógrafos y no pusieron inconveniente en repetir el apretón de manos hasta que todos obtuvieron la instantánea deseada. Su afabilidad abrió la puerta a nuevas condiciones de los reporteros gráficos, que les pidieron que se situasen más cerca. "¿Más aún?", inquirió Vázquez, en tono jocoso, a lo que Jorquera añadió, sin perder la sonrisa: "No os paséis".