Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos propone subir el IRPF desde 60.000 euros y eliminar deducciones

El responsable de Economía de Podemos, Nacho Álvarez, ha concretado que la reforma fiscal que incluirá esta formación en su programa para las generales -que debe ser refrendado esta semana por los simpatizantes-- contemplará una subida de los tipos y de los tramos del IRPF para las rentas superiores a 60.000 euros y la eliminación de deducciones en este impuesto y en los de Sociedades y Patrimonio.

"No creemos que haya que subir los tipos nominales hasta 60.000 euros, pero de 60.000 euros en adelante la idea es que se incrementen los tipos y también los tramos, para que se ajusten a una cierta progresividad", ha explicado, tras señalar que con su reforma fiscal, Podemos calcula que podría recaudar 45.000 millones de euros más en una legislatura.
Por otro lado, ha asegurado que propondrán que las entidades financieras que fueron rescatadas con dinero público contribuyan a devolver "la mayor parte" de la deuda que asumió España con la Unión Europa para hacer frente a dicha recapitalización.
"España debe devolver a la Unión Europa la deuda vinculada al rescate, pero igual que ha sucedido en otros países, las entidades financieras que han sido recapitalizadas con cargo al dinero de todos los contribuyentes deben colaborar en la devolución de dicha deuda", ha asegurado el responsable económico de Podemos en un desayuno organizado por el Colegio de Ingenieros de Caminos.
Así, Álvarez ha explicado que estas entidades que se beneficiaron del rescate deben, "una vez recapitalizadas y cuando lo permitan sus balances", contribuir a devolver los 40.000 millones de euros que el fondo de rescate de la eurozona transfirió a España para hacer frente a la reestructuración del sistema financiero. "La deuda hay que devolverla los próximos diez años. Hay tiempo más que de sobra para que las entidades participen y asuman la mayor parte de esa devolución", ha defendido.