Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La dura tarea de sustituir a Esperanza Aguirre

Ignacio González asumirá el cargo de presidente en funciones

Después de la repentina dimisión de Esperanza Aguirre, Ignacio González asumirá el cargo de presidente en funciones de la Comunidad de Madrid. El hasta ahora vicepresidente de la región, 'sombra fiel' de Aguirre en los últimos 30 años, será el responsable de llevar a cabo la difícil tarea de liderar la continuidad de sus políticas al frente del Ejecutivo regional y del PP de Madrid.
Durante la rueda de prensa en la que Aguirre ha anunciado su dimisión, la presidenta de la Comunidad de Madrid también ha anunciado en estos casos la Comunidad de Madrid lo tiene "todo previsto" y será el vicepresidente el que ejerza el cargo de presidente en funciones hasta que ella remita una carta al presidente de la Asamblea, José Ignacio Echeverría, que convocará el debate de investidura  y entonces, González pasará a ser el presidente regional.
Aguirre ha explicado que González "es la persona con más experiencia y mejor dotada para el cargo de presidente" y ha señalado que es una persona "enormemente trabajadora, inteligente" y "un gran jurista". En este punto, ha indicado que los madrileños "no van a notar una gran diferencia", sino "al revés".
Con la bendición de Rajoy
De esta manera, González deja de ser el segundo de abordo tras sortear todo tipo de inconvenientes y guerras internas durante casi nueve años como vicepresidente. Aunque, en el pasado Congreso del PP en Sevilla Mariano Rajoy, le dio su bendición recuperándole para el Comité Ejecutivo Nacional del partido.
Pero la tarea de sustituir a Esperanza Aguirre será dura, González llega a la presidencia de Madrid en plena crisis económica y con su Ejecutivo inmerso en el ajuste y adaptación del presupuesto regional a las restricciones impuestas por el Gobierno central para controlar el déficit y la deuda.
Antes que vicepresidente y presidente, González fue subsecretario de Educación entre mayo de 1996 y enero de 1999; secretario de Estado de Administración Pública desde el 99 hasta julio de 2002; y delegado del Gobierno para la Extranjería y la Inmigración de julio de 2002 a 21 noviembre de 2003.