Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El director de los Mossos anuncia que usarán chorros de agua para controlar disturbios

Un Mosso dispara una pelota de gomaEFE

El director general de los Mossos d'Esquadra, Manel Prat, ha anunciado en su comparecencia en la comisión de estudio de las pelotas de goma que la policía catalana empezará a usar próximamente las plataformas que arrojan agua como medio para dispersar en casos de graves disturbios.

Durante su comparecencia en el Parlament, Prat ha defendido el modelo de orden público catalán, que se basa en la movilidad y en mantener la distancia de los disturbios, y ha anunciado que empezarán a usar un tanque de agua que ya tenía el departamento desde los años 90 pero que nunca se había utilizado.
Prat ha explicado que no se ha utilizado antes porque este sistema tiene "inconvenientes" como la falta de autonomía, su difícil movilidad y que puede causar lesiones y pérdida de ojos, y que estará en marcha en un mes, cuando los agentes estén formados en su uso.
Ha admitido que este sistema "no es menos lesivo" que las pelotas de goma y ha sentenciado que en ningún caso las sustituirá, si no que será un instrumento que se utilizará junto los otros en función de la idoneidad del lugar donde aplicarlo, y aun no se ha decidido si deberá ser solo con una orden expresa del director.
Prat ha admitido, preguntado por los grupos parlamentarios como ERC, que la atención que presta el departamento a las víctimas de disturbios "no está bien articulada", y ha pedido trabajar conjuntamente para mejorarla, tras casos como el de Ester Quintana, que perdió un ojo en la huelga general del 14 de noviembre de 2012.
Preguntado por el diputado de ICV-EUiA, Jaume Bosch, Prat ha indicado que el informe presentado este martes por la asociación Stop Balas de Goma contiene "incorrecciones" ya que el Parlamento Europeo no considera a las pelotas como letales, y éstas no se disparan a 700 kilómetros por hora, sino a 470 km/h.
Prudentes con las pelotas
Ha indicado que las pelotas de goma se utilizan siempre "con extrema prudencia, como medida excepcional, bajo los protocolos establecidos" y siempre bajo sus órdenes, y ha puntualizado que en dos años y medio solo se han utilizado en tres ocasiones pese a que se han producido 15.000 manifestaciones.
Prat ha avisado: "No podemos desarmar a la policía porque haríamos un flaco favor al mandato de garantizar la seguridad pública".
Sobre las herramientas utilizadas por los antidisturbios, Prat ha indicado que "desgraciadamente no hay ninguna que sea inofensiva", y ha reiterado que ante el carácter problemático intrínseco del uso de la fuerza ante lo que aplican los principios de congruencia, proporcionalidad e idoneidad, que tiene consecuencias indeseables.
El director de Mossos ha indicado que es el responsable último del uso de pelotas y que siempre ha aceptado esta responsabilidad, y ha lamentado que "de manera injustificada se ha hecho creer que la policía va a las manifestaciones a tirar pelotas de manera indiscriminada".
Mejoras
Prat ha indicado que la policía catalana está mejorando su forma de abordar los disturbios potenciando la mediación, con la creación de una unidad específica, y ha puntualizado que desde Mossos aplicarán "tolerancia toda, impunidad cero".
Además, han mejorado los contactos con jueces y fiscales, con la creación de una Fiscalía especializada en violencia urbana que, según Prat, ha dado buenos resultados, y creando nuevos marcos legales para combatir a los violentos con por ejemplo la redacción de la nueva ley del espacio público.
Ha hecho hincapié en el proceso de "transformación e innovación" interna con el incremento de la capacidad operativa de la policía, más negociación y coordinación, además del refuerzo de los servicios centrales de los Mossos, concretamente la unidad central de información y aumentando los efectivos de los antidisturbios.