Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desalojados concejales de Cádiz en un desahucio en el que ha mediado el alcalde

Cuatro concejales de 'Por Cádiz sí se puede' (PCSSP) han sido desalojados cuando intentaban paralizar el desahucio de una familia de una finca de la calle Benjumeda de la capital gaditana, lanzamiento en el que el alcalde, José María González, ha intentado mediar con la Policía.

El lanzamiento, que ya se está ejecutando, estaba programado para las 10,00 horas, aunque se ha dado una prórroga de unos 20 minutos, y para intentar que no se llevara a cabo, unas 15 personas, entre ellos los concejales de PCSSP, han hecho una cadena humana que finalmente ha sido disuelta por la Policía.
El alcalde de la capital ha llegado al lugar del desahucio sobre las 11,15 horas, y ha intentando mediar con los funcionarios judiciales para evitar el desahucio argumentando que "hay que pensar en la gente". Además, más de un centenar de personas se han concentrado en la referida finca con el mismo fin y proclamando que "es una vergüenza" el desahucio y "sí se puede".
Esta es la segunda ocasión que este inmueble es objeto de un lanzamiento, toda vez que hace un par de semanas logró paralizarse el primer lanzamiento de esta familia, que no puede hacer frente al abono del alquiler de la vivienda y adeuda varios meses de alquiler al propietario.
La pareja lleva viviendo en la casa más de 25 años, aunque el precio del alquiler "ha ido subiendo progresivamente en los últimos años". El matrimonio lleva ya varios meses sin poder hacer frente al abono del alquiler, dado que actualmente el precio del alquiler es superior a los ingresos del matrimonio, que vive en la casa con una hija de 16 años.
Moreno apunta además que su padre tiene concedida una invalidez del 90 por ciento, que padece una enfermedad, y que "no puede trabajar". Así, pide un "alquiler razonable y adecuado a lo que ingresan" sus padres.