Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las defensas continúan exponiendo sus conclusiones en la recta final del juicio

El juicio de la Audiencia Nacional por el uso presuntamente fraudulento de las tarjetas 'black' continúa este miércoles con el turno de las defensas después de que la Fiscalía y acusaciones expusieran sus conclusiones en la recta final de la vista oral que sienta en el banquillo a 65 exaltos cargos y directivos de Caja Madrid y Bankia.
La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal acoge esta décimo novena sesión en la que continuarán alegando sus exposiciones los abogados de los procesados que se enfrentan a penas de entre uno y medio y seis años de cárcel por el uso hecho con sus visas a las que cargaron un total de 12,5 millones de euros entre 2003 y 2012.
Las defensas de los principales acusados --Miguel Blesa y Rodrigo Rato-- concluyeron ante el tribunal que preside la magistrada Ángela Murillo que se ha hecho un juicio mediático paralelo al que se sigue en San Fernando de Henares en el que se ha buscado "cortar cabezas" de los acusados con una condena anticipada.
En su alegato, ambos trataron de poner de manifiesto que las visas, nacidas el 24 de mayo de 1988 en un acuerdo del Consejo de Administración mantuvieron su naturaleza y sus condiciones de uso durante la presidencia al frente de la caja extinta de Miguel Blesa, entre los años 1996 y 2010 y que por tanto el rescate de Bankia no guarda ningún tipo de relación con esta práctica.
Previamente el fiscal Anticorrupción, Alejandro Luzón, y las acusaciones particulares --que ejercen Bankia, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y BFA-- y las populares --Confederación Intersindical de Caja (CIC) y CGT-- apuntaron que todo lo relacionado con estas visas fue opaco y que el hecho de que los supervisores bancarios no estuvieran al tanto de este sistema demuestra que era "perverso y arbitrario".
BANKIA, FROB Y LA RESTITUCIÓN
En su turno de palabra tanto el letrado de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri como el del FROB se presentaron como los auténticos perjudicados por el uso de las tarjetas y reivindicaron la restitución de lo dispuesto con las mismas por parte de sus beneficiarios, entre los que destacan expolíticos de diferentes partidos además de representantes de la patronal y de sindicatos.
Luzón fue más allá y esgrimió ante el tribunal que juzga si hubo o no delito continuado de apropiación indebida y administración desleal, que los consejeros y directivos que dispusieron de 'black' mantuvieron una "actitud primitiva y depredadora" y dijo que si los responsables de las tarjetas no las consideraban para gastos de representación es porque no se empleaban para tal fin.
A juicio del representante del Ministerio Público los estatutos de Caja Madrid prohibían que las visas se entendieran como complemento retributivo y comparó la situación con otras entidades financieras del país para concluir que en el caso de los que cargaron gastos personales a las tarjetas de empresa tuvieron una actitud de "pillaje y rapiña".
PENAS DE PRISIÓN
Por ese motivo mantuvo la petición de penas para los expresidentes de Caja Madrid y Bankia Miguel Blesa y Rodrigo Rato de seis y cuatro años y medio de cárcel además de multa de 108.000 euros y 99.054 euros, respectivamente. No obstante matizó que no todos los acusados han tenido el mismo comportamiento y por ello rebajó la petición de cárcel para 18 encausados que devolvieron lo gastado con sus visas.
El juicio arrancó el 26 de septiembre en la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares tras dos años de instrucción por parte del magistrado Fernando Andreu que concluyó que las tarjetas, a las que se cargaron gastos de joyerías, tiendas de ropa, restaurantes, viajes, ropa de marca o menaje del hogar, fueron emitidas "sin respaldo contractual alguno".