Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La fractura del PSOE se extiende a la interpretación del batacazo que refleja el CIS

Batacazo del PSOE que a Susana Díaz le cogía en Londres, promocionando a Andalucía. Le contaron los últimos datos arrojados por el CIS pero prefirió no hablar de su partido. Dicen los socialistas que se lo esperaban, que la encuesta está hecha en el peor momento, sin secretario general, divididos tras un Comité Federal traumático, y debatiendo si se abstenían ante Mariano Rajoy. "Nos tomaron la temperatura con 40 de fiebre", afirma Emiliano García-Page. Los críticos, por su parte, aprovechan para reclamar ya la convocatoria del congreso del partido vía Twitter. El que fuera número dos de Pedro Sánchez, César Luena aseguraba que éste era "inaplazable". "No me extraña que las expectativas electorales del PSOE sean hoy peores que hace un tiempo, lo que sí sería sorprendente es que hubieran mejorado", afirmaba Miquel Iceta. El PSOE es el gran perjudicado en esta encuesta donde sí hay 'sorpasso' de Podemos, aunque los de Pablo Iglesias rebajan las expectativas: "Todavía estamos lejos de que pueda haber un Gobierno alternativo al del señor Mariano Rajoy en este país", ha dicho Echenique. Mientras, el PP zanja: "Nosotros no estamos mirando al CIS, ni estamos mirando al resultado electoral. Hacer ahora una previsión electoral es hacer castillos en el aire". Castillos en el aire porque queda toda una legislatura por delante.