Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El conseller de Salud deplora la "demagogia" de Millo con el caso de la niña muerte en Blanes y exige rigor

El conseller de Salud, Antoni Comín, ha deplorado la "demagogia" del delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, con el caso de la niña de ocho años que falleció el domingo en el Hospital de Blanes tras esperar dos horas una ambulancia pediátrica para ser trasladada al Hospital Trueta de Girona.
En declaraciones a los medios en los pasillos del Parlament al finalizar el pleno de este miércoles, ha respondido así a la petición de Millo de que el Govern gaste el dinero en ambulancias pediátricas y no en conferencias sobre el proceso independentista como la que realizaron el martes en el Parlamento Europeo el presidente catalán, Carles Puigdemont; el vicepresidente, Oriol Junqueras, y el conseller de Asuntos Exteriores, Raül Romeva.
"No se puede hacer una utilización política y demagógica en un caso como este", en el que además la familia ha pedido prudencia y máxima sobriedad a los representantes institucionales y a los medios de comunicación, ha añadido.
Comín considera que lo que debería hacer Millo es pedir al resto de gobiernos autonómicos que sigan el ejemplo catalán y tengan ambulancias pediátricas, recordando que en Catalana hay dos --situadas en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona y el Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregat (Barcelona)-- mientras "ninguna otra comunidad" cuenta con dispositivos de este tipo.
También ha defendido que las dos horas que tardó la ambulancia en acudir a la llamada del Hospital de Blanes es un "tiempo normal" teniendo en cuenta la prioridad con la que los sanitarios catalogaron a la pequeña: la clasificaron como prioridad 1 en una escala de 5 --la más grave es la 0-- y los tiempos de referencia en estos casos es de unos 90 minutos.
La ambulancia tardó unos 120 minutos y Comín considera que es "lo normal" teniendo en cuenta la prioridad 1 de la pequeña, que en el argot médico significa que la paciente, "aunque requiere ser trasladada a otro centro para su tratamiento, se encuentra en un hospital que puede mantener estabilizada su situación clínica".
También ha matizado que la ambulancia pediátrica ya había llegado al Hospital de Blanes cuando la niña falleció y que los profesionales del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) llegaron a atenderla junto a los pediatras del centro.
Asimismo, ha recordado que la Conselleria de Salud ha abierto un expediente informativo para esclarecer si hubo alguna negligencia, un trámite que podría dilatarse hasta dos meses debido a su complejidad y el rigor que requiere.